«Hai que pór solución a isto; traballar así é complicado», dice un hostelero de la nave 5 de Santiago

La Voz SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Sandra Alonso

Ramón Barreiro apunta que tienen autorizadas mesas y sillas desde el 2018

15 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La apertura de expedientes administrativos en la nave 5 de la Praza de Abastos ha generado malestar entre los afectados y ha reavivado el debate de dónde está el límite de la actividad de estos establecimientos instalados a través de concesiones demaniales del Ayuntamiento. El Concello mantiene que, por contrato, la actividad ha de ceñirse a la exhibición y venta de productos agroalimentarios elaborados o semielaborados para su consumo fuera, y así lo hace constar en dichos expedientes, aunque estos no han llegado a todos los hosteleros. A Ramón Barreiro no, asegura, y no se explica por qué, porque «entendo que estamos todos na mesma situación».

Hay uno que sí tiene licencia anterior de restaurante. Pero, al margen de que los expedientes de los demás sigan vías distintas en función de si presentaron comunicación previa o no para el inicio de la actividad, estarían en la misma situación, «porque todos licitamos co mesmo prego», dice, un pliego a cuya ambigüedad se agarran para defender su posición. Porque si bien el pliego centra su actividad en la exhibición y venta para consumo externo, también indica en otro punto que ese es su «principal destino», lo que «non inhabilita outras» actividades. Barreiro, que regenta la Ostrería y Frebas, aporta además una autorización del Concello del 2018 para instalar mesas desmontables, sillas y elementos de decoración para toda la nave, «polo que estamos perplexos de que isto tome este cariz». «Isto é unha espada de Damocles e traballar nestas circunstancias é complicado», dice este hostelero, que entiende que el Concello debe procurar una solución porque no solo se está poniendo en cuestión su actividad, sino su «crédito como hosteleiros». Y por su parte valora, y este es un «sentir xeralizado», dice, defenderlo por vía judicial.

El Ayuntamiento quiere aclarar jurídicamente la situación

A efectos administrativos, la situación de estos establecimientos tiene una doble vertiente: la urbanística y la contractual para el desarrollo de su actividad. Los expedientes abiertos recientemente por el Concello provienen del área urbanística, en la medida en que entran en si disponen de la licencia oportuna para la actividad de restauración y en si las comunicaciones previas a esa actividad, aquellos que la presentaron, son adecuadas precisamente a la actividad que desarrollan. Es al entrar en el análisis de las funciones que se le atribuyen a estos locales donde surge la cuestión contractual, porque, según se hace constar en esos expedientes, el contrato suscrito para esas concesiones no permite la restauración, sino la actividad de venta de productos alimenticios.