El Consorcio invierte más de dos millones de euros en conservar el patrimonio histórico

Margarita Mosteiro Miguel
Marga Mosteiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

PACO RODRÍGUEZ

En el mantenimiento del enlosado se gastó ya el 77 % del presupuesto previsto

06 sep 2021 . Actualizado a las 22:33 h.

La gallina de los huevos de oro de Santiago es su casco histórico, y de ahí que su conservación sea una prioridad. El Consorcio de Santiago es, desde su fundación, el principal baluarte de la conservación del patrimonio y, pese a que en los últimos años su presupuesto dista mucho del que tenía en la época dorada, de sus cuentas saldrán este año más de dos millones para financiar obras en edificios propios, en la vía pública y para ayudar a los propietarios de inmuebles.

Una de las partidas más altas de este año está siendo destinada al Pazo de Raxoi, concretamente 706.701 euros. Con este proyecto se da continuidad a obras de años anteriores. El objetivo de los trabajos en marcha es mejorar la eficiencia energética del edificio, y para ello se están sustituyendo las cubiertas inclinadas del inmueble, entre otros trabajos. Las inversiones del Consorcio llegan también a bienes de la Iglesia. Así el pasado año fue el turno de la capilla del Cristo en Conxo, con un presupuesto de 93.912 euros; y la Corticela, con 143.544 euros. Este año, San Fructuoso se lleva 200.000 euros para, entre otras reparaciones, dar visibilidad al ciborio, que se levanta sobre el cruceiro de la iglesia.

Los dos programas del Consorcio que más repercuten en la imagen del casco histórico son: Pedras que pisas y Ter é Manter. El primero supone recuperar el enlosado de las calles y el segundo colaborar en la conservación de las viviendas, siguiendo las directrices impuestas por el plan especial. El primero tiene un presupuesto de 165. 745 euros, del que se han gastado 128.540 euros sin contar la inversión en curso en Mazarelos. Este año se han ejecutado 26 actuaciones, de las que Fonte Seca y Mazarelos son las más importantes.