«Cuesta encontrar camareros y cocineros»

l. o. / s. l. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

30 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El sector de la hostelería va recuperando poco a poco su número de trabajadores previo a la pandemia, pero todavía está lejos de lograrlo. Aunque julio se saldó con 8.445 contratos firmados, y en el mismo mes del 2020 solo fueron 5.290, la cifra en el 2019 se situaba en los 12.454. Thor Rodríguez, presidente de la Asociación Hostelería Compostela, afirma que la mayor parte de los trabajadores que durante el año y medio de pandemia se fueron al ERTE ya han salido de esa situación, excepto en el caso de los que ostentaban un puesto en el ámbito del ocio nocturno, que sufre las restricciones más duras para frenar al coronavirus. «Solo en los negocios de este tipo permanecen personas en el ERTE», declara.

Rodríguez recalca que se están realizando nuevas contrataciones en el gremio, «sobre todo en cargos puntuales como pueden ser el de la limpieza, más necesaria que nunca para cumplir con las medidas higiénicas, y el del personal de control de accesos», para cumplir con la normativa de aforos en los establecimientos de restauración. Sin embargo, lo que sí notan en el sector es la escasez de personal en los puestos más tradicionales. «Está siendo muy difícil encontrar tanto cocineros como camareros», expone. La razón detrás de esta situación no está clara para los representantes del sector, aunque una de las explicaciones de barajan es que parte de las personas que solían firmar un contrato en la hostelería en verano, dada la situación sanitaria han optado por otros sectores laborales. «Creemos que los trabajadores que ocupaban puestos en verano se han reciclado y se fueron a otros espacios, aunque no tenemos nada claro», manifiesta. Esto aboca a muchos locales a intentar mantenerse a flote con menos personal, pero no siempre es posible: «Algunos se ven obligados a eliminar mesas, a disminuir aforos para poder atender las demandas de los clientes».

Por otro lado, Thor Rodríguez traslada los temores que invaden tanto al sector hostelero como al de hospedaje, en relación a los meses venideros: «Los hoteles están preocupados porque a pesar de que julio y agosto, sobre todo este último, han sido muy buenos gracias al turismo nacional, ante la falta de veraneantes extranjeros si no siguen llegando en septiembre es posible que tengan que devolver trabajadores al ERTE», aclara. «Por supuesto es algo que también afecta a la hostelería, al final el problema va de unos a otros», sentencia.