Dos peregrinos cordobeses protagonizan una aplaudida pedida de mano en el Obradoiro

P. C. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Laura y Antonio se conocen «de toda vida. Somos muy buenos amigos y la relación empezó sin esperarlo, hace 2 años», cuenta la pareja de Aguilar de la Frontera, protagonista ayer de una aplaudida pedida de mano en el Obradoiro. Fue el colofón a un Camino  en el que se encontraron un «ambiente maravilloso», destacan.
Laura y Antonio se conocen «de toda vida. Somos muy buenos amigos y la relación empezó sin esperarlo, hace 2 años», cuenta la pareja de Aguilar de la Frontera, protagonista ayer de una aplaudida pedida de mano en el Obradoiro. Fue el colofón a un Camino en el que se encontraron un «ambiente maravilloso», destacan. LORETO SILVOSO

Antonio Gama sorprendió en Compostela a su novia Laura Morales, ambos de Aguilar de la Frontera, ante una plaza abarrotada

27 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Antonio Gama, de Aguilar de la Frontera, decía hasta ayer que él nunca se atrevería a pedirle la mano a su novia en un lugar concurrido. «Es súper tímido y, cuando veíamos a otras parejas hacerlo en público, siempre me decía que él no sería capaz», cuenta su futura mujer, Laura Morales. Por eso la sorpresa fue mayúscula para ella cuando él le propuso matrimonio delante de una plaza del Obradoiro «abarrotá», reconoce la cordobesa.

Sucedió al final su primer viaje como peregrinos, que hicieron acompañados por el hermano de Laura, Francisco Manuel, cómplice y colaborador como portador del anillo en su mochila; junto con otra pareja de Jaén a la que conocieron durante su aventura jacobea. «Teníamos muchas ganas de hacer el Camino», afirma la andaluza, y completaron el recorrido a pie desde Sarria en cuatro días. El sobreesfuerzo le costó una lesión de rodilla, pero lo que no llegaba a imaginar es que regresaría con planes de boda «al pueblo», confiesa.