La Catedral de Santiago trasnocha para impresionar

cinthya martínez / i. c. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Las nuevas visitas nocturnas a la basílica descubren una atmósfera sosegada y mística

22 ago 2021 . Actualizado a las 21:35 h.

Caída la noche, un grupo de veinticinco personas se adentra en el portón de Platerías para conocer la Catedral de una manera totalmente distinta. Eran los primeros en poder hacerlo, a las 22.30 horas del martes, bajo la atenta mirada de varios curiosos que preguntaban si ellos también podían acceder al interior.

La visita arrancaba, precisamente, en el nacimiento de la Catedral: desde la girola. Un lugar que cambia completamente de iluminación después de las labores de restauración que se han llevado a cabo durante los últimos años. Todas las lámparas de este espacio, de estilo neogótico e inspiradas en las antiguas votivas, suspenden de la nave creando un espacio mucho más espiritual y acogedor. «La gente no se ha acercado nunca a conocer la Catedral en este espacio de tranquilidad», explica Pedro Rey Alvite, guía de la visita.

Los 700 puntos de luz que se han colocado en la iglesia consiguen, con una iluminación muy tenue, crear una atmósfera completamente diferente a la que se da durante el día. Con este ambiente, la atención recae totalmente en el altar mayor. Gracias a esta nueva cita nocturna que ofrece la Catedral, es posible adentrarse mucho más en él, algo que resulta imposible en otro horario. «En la renovación de la cubierta del altar, retirando diferentes partes de escayola, sorprendió poder recuperar las figuras con este estado de conservación», asegura Pedro Rey. «Antiguamente, debido a las humedades, velas, inciensos, humo y polvo, se deterioraron mucho los brillos de los dorados del altar, y ahora, gracias al proceso de restauración en el que retiraron todas esas capas, le han dado otra vez vida», añade.