La ocupación hotelera rozó el 70 % en julio y esperan repetir este mes

óscar lópez / i. c. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

xoan a. soler

Las restricciones sitúan al sector turístico de Santiago en un escenario muy incierto

03 ago 2021 . Actualizado a las 23:28 h.

Las nuevas restricciones tienen cada vez mayor impacto en la actividad turística de Santiago. El sector hostelero consiguió remontar hasta cierto punto en julio gracias, sobre todo, al gran motor económico del Apóstolo y del Xacobeo, pero el endurecimiento de las medidas sanitarias comienza a sembrar más dudas en un horizonte volátil que dificulta mucho hacer predicciones de futuro.

El concejal de Turismo, Gumersindo Guinarte, preveía hace dos semanas una ocupación hotelera del 65 % para el total de julio. Esos datos finalmente se confirmaron e incluso fueron ligeramente superiores, como apunta Carlos Regueiro, miembro de la directiva de la Asociación Hostalaría Compostela, que cifra el nivel alcanzado finalmente en torno a un 67 o 68 %. «O balance deste mes foi máis ou menos regular, nin ben nin mal. Dadas as características do que estamos pasando, non foi tan malo», comenta Regueiro, quien también atribuye el buen resultado, en parte, a que «o turismo nacional, de familias, que normalmente vén en agosto, esta vez adiantouse e veu antes, agora en xullo».

Xosé Liñares, propietario de los hoteles Costa Vella, Altair y Moure, comparte esta valoración y apunta que la ocupación media en sus establecimientos fue de un 75 %. «Os datos de xullo foron mellores do que esperábamos antes de iniciarse o mes. A semana das festas saíu moi ben. Viuse moitísima xente na cidade e, de feito, tivemos cheo varios días», explica Liñares antes de matizar que el panorama para agosto se presenta bastante diferente, puesto que «estamos notando xa o impacto das restricións, que nos complican o traballo, porque agora mesmo hai moita inestabilidade, moitas cancelacións e moitas novas reservas de última hora».