«Aquí sientes alegría, pero también pena»

óscar lópez / i. c. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

El Obradoiro acoge a un sinfín de peregrinos que festejan el final del Camino de mil maneras

31 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Después del bum del Apóstolo, los peregrinos no cesan de llegar al Obradoiro por millares. La plaza luce estos días un ambiente festivo en el que se dan cita todo tipo de personas llegadas de los más diversos lugares tras haber compartido la gran experiencia vital del Camino. En la última estación de su andadura, los gritos de júbilo se abren paso entre los aplausos y los rituales de celebración de cada uno. No faltó quien aprovechase la ocasión para pedir matrimonio a su pareja, festejar su despedida de soltero o simplemente bailar en el corazón de la ciudad a la que tanto esfuerzo cuesta llegar.

Una de las historias más especiales es la de los zaragozanos José Vicente Formigós, María Pilar Burrillo y su hijo Jacobo, concebido en Compostela durante el Xacobeo 2010. Tras realizar un primer viaje en el 2012, con tan solo dos años, por una promesa de sus padres al Apóstolo, vuelve a peregrinar con ellos coincidiendo con el nuevo año santo. «A pesar de que tragó también el polvo del camino y sufrió tanto como nosotros, aquel año no le quisieron dar la compostela porque decían que al ser tan pequeño no era consciente de lo que estaba haciendo, así que ahora, aprovechando que ya hizo la comunión y puede recibirla, decidimos volver», explican José Vicente y María Pilar.

Ese sufrimiento del Camino está muy presente en el recuerdo de los peregrinos que llegan al Obradoiro. Las dificultades enfrentadas, que pusieron a prueba a los caminantes, incrementan la satisfacción del final. «Cuantos más dolores tienes, más quieres acabar, e incluso llegas a momentos de desesperación, pero al final ves que vas llegando y te superas a ti mismo día a día», comenta Javier Picazo, madrileño ataviado con la camiseta del Atleti al que la ruta jacobea también le trae suerte en lo futbolístico, porque «cuando vine la otra vez, también llegué con la camiseta y después ganamos la liga».