Los jugadores del Obra ya tienen número y explicaron los motivos de su elección

N. Vázquez, I. C.

SANTIAGO

PACO RODRÍGUEZ

Álvaro Muñoz es el único que cambia su dorsal entre los que continúan en el equipo

04 ago 2021 . Actualizado a las 20:24 h.

Los jugadores del Obradoiro, que el 28 de agosto disputarán la Copa Galicia frente al Breogán, han escogido ya sus números para la nueva temporada. Ya sea por casualidad o por motivos personales, los dorsales han gozado desde siempre de una potente carga simbólica para los deportistas, que llevan a sus familias o lugares de procedencia sobre pecho y espalda.

Muñoz, único cambio

Habrá una única variación entre los jugadores que continúan en el equipo. Álvaro Muñoz explica que siempre jugó con el seis o con el 33, su número este año, pero que el curso pasado usó el dos en honor a su abuelo. Muñoz indica que «esta temporada decidí que volveré al 33 porque además sé que a Viny [Okouo] le gusta el dos por sus hermanos y me preguntó si podía cedérselo».

Nuevos dorsales

Las seis incorporaciones eligieron número en función de los disponibles: el alero Thomas Scrubb, que lucirá el uno, indica que es una simplificación de su once habitual, ocupado por Birutis. Okouo, por su parte, toma el relevo de Álvaro Muñoz y portará el dos, con un significado especial: «Lo he escogido porque tengo un hermano y una hermana. Juego por ellos dos», indica. El tres será para otro recién llegado, el base Braydon Hobbs, que destaca que «siempre ha sido mi número favorito y se ha quedado conmigo a lo largo de todos estos años». El argentino Fernando Zurbriggen usará el cinco, que lo acompaña desde categorías formativas, y el ala pívot Marko Filipovity se queda con el 35, aunque sin ninguna razón en particular: «Me dieron el dorsal en un equipo en el que estuve y decidí mantenerlo», explica. Por último, está el ocho escogido por Ellenson, que no tiene nada de casualidad: «Esta temporada he elegido jugar con el número ocho porque la ciudad de la que soy, Rice Lake, en Wisconsin, tiene una población de 8.000 personas», declaró.