Los usuarios piden que la subida del bus urbano en Santiago lleve a un mejor servicio

LUCÍA ORTIGUEIRA / S. L. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

CATUXA PRIETO

Los aforos y la escasa frecuencia de algunas líneas centran las quejas de los viajeros

08 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Son muchas las personas que, con mayor o menor asiduidad, hacen uso del servicio de autobuses urbanos de Santiago. La subida de precios prevista para la nueva concesión es motivo de preocupación para la mayoría, pues supone un cambio inesperado y que ataca directamente donde más duele, el bolsillo. El encarecimiento del billete ordinario puede rondar el 25 % y los pensionistas verían limitado el acceso gratuito al servicio.

Aunque algunos entienden que el incremento puede ser necesario y que acabaría llegando tarde o temprano, otros no ven justificado pagar más. Es el caso de Marcos Varela, que espera por la línea 1 frente a la escuela de arte Mestre Mateo. Sin embargo, otra joven, Rut, que aguarda por el bus en la marquesina situada al lado de la intermodal, cree que la subida «non é desatinada porque en Santiago págase menos polo transporte urbano que noutras cidades».

Tampoco un grupo de chicas que esperan en la rúa da Senra están contentas con las futuras tarifas. Alicia Viturro argumenta que suele hacer uso de la línea 4 para ir a As Cancelas, por lo que la subida del precio del billete le afecta «bastante». Y Alba Fernández, que aguarda en la parada de la Praza de Galicia, sostiene que el aumento le parecería aceptable si viniese acompañado de «unha maior calidade no servizo de autobús». A su juicio, la gestión del transporte urbano deja mucho que desear, «e sobre todo durante a pandemia, cando era máis necesario un control nos aforos e te atopabas con buses cheos de xente, en moitos casos coa máscara por debaixo do nariz». Alicia pide un aumento de frecuencias para evitar estas aglomeraciones. Además, se queja de que no haya descuentos para universitarios como los que disfrutan los menores de 18 años o los de menos de 21 en el transporte metropolitano, porque utiliza el bus para ir al campus y «é un gasto».