La flota de buses urbanos de Santiago crecerá hasta los 58 y costará 16 millones

r. martínez SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

catuxa prieto

Tres vehículos serán eléctricos y más pequeños para una línea circular en el casco viejo

07 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La nueva concesión del transporte urbano deberá incorporar 58 autobuses (una media docena más que la actual), con prevalencia todavía de vehículos convencionales (33), aunque también introducirá una veintena (un mínimo de 22) de unidades bajas en emisiones. Los tres restantes habrán de ser eléctricos y de dimensiones reducidas para cubrir una línea circular en el área perimetral del casco histórico. La adquisición de toda la flota rondará los 16 millones de euros (15,7) y su amortización, junto con los demás gastos de implantación del nuevo servicio, se estima en doce años.

Ese es el tiempo por el que saldrá el contrato a licitación, según se desprende del estudio de viabilidad económica elaborado por la consultora Novotec para el Ayuntamiento y que valora en 20,14 millones la inversión que requiere su implantación. Además del coste de los autobuses, está el de la dársena para la flota y otras instalaciones (un millón de euros), los sistemas a instalar en los autobuses (1,5 millones en el 2022 y 869.000 euros en el 2026) y los gastos de software y hardware (271.000 euros en el 2022 y 291.944 en el 2026).

El estudio cifra en 8,5 millones los costes del servicio para el 2022 y estima los ingresos por venta de billetes en 8,27, (por encima de los 8,5 ya a partir del 2023), a los que hay que sumar los 153.000 euros que se prevén por publicidad, un 20 % más que en el 2018, el año que el estudio tomó de referencia. Ese incremento se sustenta en la disposición de más autobuses, la mayor aportación de espacios publicitarios de los nuevos modelos (tanto externos como internos) y la posibilidad de insertar publicidad en la app del servicio. La subida de ingresos por esa vía, sin embargo, no será sostenida. Irá decreciendo en los años subsiguientes y a partir del 2026 ya se estima de tan solo el 2 %, para quedarse en el 1 % en los últimos cinco ejercicios del contrato.