Una inquilina destroza los sofás y el lavabo de un piso de O Milladoiro del que se llevó hasta la almohada

Xurxo Melchor
Xurxo Melchor SANTIAGO DE COMPOSTELA

SANTIAGO

En una imagen de archivo, los juzgados de Santiago, en los que se encuentra la sede de la sección compostelana de la Audiencia Provincial
En una imagen de archivo, los juzgados de Santiago, en los que se encuentra la sede de la sección compostelana de la Audiencia Provincial PACO RODRÍGUEZ

Cuando el dueño quiso recuperar la vivienda la mujer también se apropió de tres cuadros, la tele, el microondas y las cortinas

29 jun 2021 . Actualizado a las 20:33 h.

Caro le ha salido a una mujer la mala uva de la que hizo gala cuando el dueño del piso en el que vivía de alquiler en O Milladoiro ( Ames) le pidió que dejara la vivienda una vez cumplido porque tenía la intención de resolver el contrato y recuperarla. Reaccionó causando daños en parte del mobiliario y llevándose bienes, lo que le costó primero una denuncia y ahora una condena en los juzgados.

La mujer ocupó como inquilina el piso entre febrero del 2015 y noviembre del 2017. Cuando firmó el contrato de alquiler, el documento especificaba el mobiliario con el que se le entregaba, entre el que había un televisor, un microondas, tres cuadros, dos cojines, una almohada, cortinas y utensilios de cuarto de baño que no estaban en el inmueble cuando el dueño lo recuperó.

Además de los efectos que echó en falta, el propietario de la vivienda se encontró con que había deteriorado adrede los dos sofás del salón y que había roto la encimera y el grifo del lavabo arrancando la madera de la parte alta del mueble.

El afectado presentó una denuncia y el caso llegó al Juzgado de lo Penal número 2 de Santiago, que en diciembre del 2020 condenó a la inquilina por un delito de daños y otro de apropiación indebida. La resolución obligaba a la mujer a pagar un total de 2.211,63 euros, de los que 1.260 son multas y los 933,63 restantes la indemnización que tendrá que abonar al propietario del piso en el que vivía por los daños ocasionados y los muebles que se llevó.

La condenada presentó entonces un recurso de casación ante la sección sexta de la Audiencia Provincial, que es la que tiene su sede en Santiago, que acaba de zanjar el asunto confirmando la sentencia del juzgado de lo penal en su totalidad.

La defensa de la mujer reconoció que retiró parte de los objetos que faltaban del piso cuando lo abandonó, pero alega que los trasladó a un trastero. Sin embargo, el propietario no los encontró en este lugar y el tribunal resalta que «no existen motivos espurios o de otro tipo para no creerle». También apuntó la condenada que al haber ella entregado ya las llaves de la vivienda, un tercero podría haberse apropiado de esos bienes, pero «nada se ha probado sobre tal circunstancia», destacan los magistrados en su resolución.

Tampoco existe una explicación lógica para los daños que se causaron a parte de los muebles, porque no se considera que puedan ser accidentales o por el uso o el transcurso del tiempo debido a la forma en la que fueron producidos, en la que se observa la intención de «menoscabar la propiedad ajena». La Audiencia compostelana rechaza a su vez la posible existencia de dilaciones indebidas, porque explica que para que puedan tenerse en cuenta para rebajar la pena el retraso en el procedimiento debe ser achacable al juzgado y en este caso no fue así.

Condenado a pagar casi 1.800 euros por rayar y causar daños en un coche que estaba aparcado

El pago de una multa de 1.098 euros y otros 684,96 en concepto de indemnización es la pena a la que tendrá que hacer frente un hombre condenado por un delito de daños que causó en un vehículo que estaba aparcado y al que causó daños dándole golpes y rayándolo. Un total de 1782,96 euros que el condenado intentó eludir presentando un recurso de casación contra la primera sentencia que emitió el Juzgado de lo Penal número 2 de Santiago, pero que acaba de confirmar la sección compostelana de la Audiencia Provincial, que ha rechazado sus alegaciones.