Dani Rovira pedalea hacia Compostela junto a otros ciclistas por las princesas Rett

Patricia Calveiro Iglesias
Patricia Calveiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Rovira (en el centro de la foto), en Mérida junto a los padres de niñas con síndrome de Rett que se han sumado al reto FinisteRett, así como representantes de la Fundación Ochotumbao y de la Asociación Mi Princesa Rett. El objetivo del grupo de peregrinos es visibilizar la enfermedad rara y obtener fondos para su investigación.
Rovira (en el centro de la foto), en Mérida junto a los padres de niñas con síndrome de Rett que se han sumado al reto FinisteRett, así como representantes de la Fundación Ochotumbao y de la Asociación Mi Princesa Rett. El objetivo del grupo de peregrinos es visibilizar la enfermedad rara y obtener fondos para su investigación. ALEJANDRO PUZZO

La Fundación Ochotumbao y la asociación Mi Princesa Rett se unen de nuevo en un reto para visibilizar y recaudar fondos a favor de una enfermedad rara que afecta principalmente a niñas, esta vez a través del Camino

09 jun 2021 . Actualizado a las 10:51 h.

¿Qué no haría alguien por su hija? Francisco Santiago se plantó hace unos diez años a las puertas de la casa de Dani Rovira, «de manera literal» para pedir su ayuda «con toda la honestidad y humildad del mundo», cuenta el cómico, actor y presentador malagueño. Él, que ha sabido convertir su notoriedad en un amplificador desde el que dar voz a distintas causas (ya tengan dos o cuatro patas), acabó implicándose en la lucha de este padre. Su hija, Martina, padece el síndrome de Rett. Juntos emprendieron un viaje en bici hasta el Vaticano y hasta consiguieron audiencia con el papa Francisco para dar visibilidad a esta grave y rara enfermedad neurológica. Ahora, los dos pedalean hacia Compostela por la pequeña de Badajoz y otras princesas Rett, a través de la Vía de la Plata. Salieron el lunes de Mérida, acompañados por otros cuatro padres de la asociación Mi Princesa Rett y Martín Giacchetta (el entrenador de las celebrities y miembro de la Fundación Ochotumbao creada por Rovira y Clara Lago, en la que reman a favor de las personas más desfavorecidas, la conservación del medio ambiente y la defensa de los animales). Cuando lleguen a la capital gallega, visitarán la Catedral y obtendrán su compostela, pero la ruta para recaudar fondos a favor de la enfermedad no acaba aquí. Los ciclistas se reunirán en día 15 con las madres más guerreras de la asociación, seis mujeres que saldrán este viernes de Sarria y recorrerán a pie más de 200 kilómetros, hasta Finisterre. Allí es donde acaba el viaje este grupo de peregrinos, dispuesto a llegar al fin del mundo por las princesas Rett.

La avanzadilla sobre dos ruedas del reto bautizado como FinisteRett contó con un nuevo acompañante ayer, el exjugador de baloncesto José Manuel Calderón, quien se unió a la segunda etapa, casi 88 kilómetros entre Cáceres y Galisteo, de donde parten hoy propulsados por el motor de la ilusión. En cuanto al estado físico de Rovira, tras superar un linfoma de Hodgkin diagnosticado la primavera pasada, él mismo aclaraba a los medios antes de comenzar su ruta que se encuentra «físicamente perfecto», «mejor que nunca», y con ganas de hacer el Camino. «Al final salimos un grupo de seis amigos que nos conocemos y, más allá del reto, también para nosotros es una oportunidad muy bonita para poder desconectar», manifestó.

La santiaguesa Xoana Pintos, autora de «Tiven a chave, a bicicleta e os catro libros» (a la izquierda), en la presentación en Santiago de su obra, acompañada por la conselleira de Emprego, María Jesús Lorenzana (centro), y el director de Galaxia, Francisco Castro (derecha).
La santiaguesa Xoana Pintos, autora de «Tiven a chave, a bicicleta e os catro libros» (a la izquierda), en la presentación en Santiago de su obra, acompañada por la conselleira de Emprego, María Jesús Lorenzana (centro), y el director de Galaxia, Francisco Castro (derecha). XOÁN CRESPO

Científicas pioneras

Olimpia Valencia, Eugenia Pereira, Elisa Díaz Riva, Paz Parada... Ellas fueron de las primeras científicas en la Universidade de Santiago. Para entrar en la USC, tuvieron que enfrentarse a prejuicios y colegas que no acababan de ver con buenos ojos la entrada de la mujer en el ámbito académico e investigador. El camino abierto por estas pioneras y las aportaciones que hicieron cada una de ellas en sus campos son ahora puestos en valor por otra mujer, la compostelana Xoana Pintos, en el libro Tiven a chave, a bicicleta e os catro libros. La publicación, editada por Galaxia, fue presentada en el Museo de Historia Natural por su autora (doctora en Biología por la USC); acompañada por el director de la editorial, Francisco Castro; y la titular de Emprego e Igualdade, María Jesús Lorenzana. La conselleira destacó la lucha de fuerzas que refleja la obra, entre «aqueles que desexaban relegar ás mulleres á maternidade e ao fogar, e os que apostaban polo potencial das alumnas e científicas».

El representante santiagués de VermisLab Sergio Dacal se llevó el segundo premio del público en la Maker Faire Galicia por su mano robótica controlada por inteligencia artificial y sensores musculares. La aspiración es ayudar con ella a personas con ciertas discapacidades.
El representante santiagués de VermisLab Sergio Dacal se llevó el segundo premio del público en la Maker Faire Galicia por su mano robótica controlada por inteligencia artificial y sensores musculares. La aspiración es ayudar con ella a personas con ciertas discapacidades.

Makers premiados

La Maker Faire Galicia se despidió de su séptima edición en un Museo Gaiás virtual entregando sus premios. Y hubo trofeos que se quedaron en casa, como el segundo y primer puesto del público para Minimakers, otorgados a grupos del VermisLab de Santiago. El centro de innovación educativa también recibió del público una plata en la categoría Makers, para la mano robótica creada por Sergio Dacal.