Rodri, media vida de blanquiazul

Ignacio Javier Calvo Ríos
NASO CALVO SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Sandra Alonso

En el 2000 se convirtió en futbolista profesional al firmar su primer contrato con el Compostela en Segunda División A

27 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En julio del 2016 volvió a casa. Rodrigo Veiga, Rodri (Valdeorras, 1977), colgó las botas a los 39 años tras una larga trayectoria como futbolista. Muy compostelano, pese a no nacer en la capital gallega, y blanquiazul de corazón cambió el pantalón corto por el chándal. Regresó a San Lázaro para echar una mano en la configuración del Compos de Antonio Quinteiro. Se convirtió en segundo entrenador y mano derecho de Yago Iglesias.

Rodri, muy querido por la afición en su etapa de futbolista y ahora añorado por la hinchada para relevar a Yago Iglesias, empezó a mostrar su talento en los juveniles del Conxo, firmando muy pronto por el Compos juvenil de la División de Honor.

De inmediato subió al filial blanquiazul, en donde estuvo cuatro temporadas y coincidió con Zoran Maric y Suso Moure como entrenadores. Después ya dio el salto al primer equipo con David Vidal en el banquillo de Segunda División A.

A los 23 años de edad, en el año 2000, firmó su primer contrato profesional con el Compos, con una duración de cuatro temporadas. Barajó durante aquella pretemporada la opción de ir cedido a un equipo de Segunda B (el Pontevedra era el primer candidato), pero al final decidió apostar por permanecer en el primer plantel compostelanista en espera de una oportunidad. Tenía claro que no quería jugar un año más en Tercera con el filial. «Tiña a opción de ir a Segunda División B e xogar máis minutos e máis partidos, pero decidín apostar pola continuidade no Compos», manifestó aquel día, en el que pasó a formar parte de un plantel en el que estaban futbolistas del nivel de Juanito, Aguado, Antonio Díaz, Cabrejo y Fabiano, entre otros.

En la primera plantilla

Permaneció en la primera plantilla durante cuatro cursos, con Carlos Ballesta, Zoran Maric, Luis Ángel Duque, Pichi Lucas y Gabi Leis en la dirección técnica.

Uno de los peores momentos de su carrera fue cuando se vio obligado a abandonar el club de sus amores cuando el Compos tocó fondo y desapareció por una fuerte deuda.

Rodri se fue al Mirandés de Segunda División B. Más tarde jugó en el Santiago, en el Negreira, en el Montañeros y cuatro años en el Cerceda. En su última etapa como jugador defendió la camiseta del Ordes, coincidiendo con Juan Cabrejo y Jesús Torres. Nacho estaba en el banquillo. Cerró su brillante trayectoria en el Negreira.

En las últimas cinco campañas fue el segundo de Yago Iglesias. Ahora es el nuevo jefe del vestuario compostelanista. Era el preferido de la afición. Y también del presidente Quinteiro y del director deportivo Castiñeiras.