Malestar de los padres por la prohibición de público en las competiciones de base de Santiago

Raxoi impide el acceso de espectadores a las instalaciones aunque haya gradas


santiago / la voz

Las competiciones de deporte base regresaron el pasado fin de semana a los campos de fútbol y a los pabellones de toda Galicia, pero las condiciones en las que se celebran no coinciden en todos los municipios. El Concello de Santiago endureció aún más las condiciones establecidas por la norma gallega y abrió las puertas de sus instalaciones exclusivamente a los jugadores y entrenadores. El protocolo municipal se aplica a todas las modalidades deportivas, y Raxoi prohibió el acceso de los padres y demás acompañantes a sus instalaciones al aire libre y cerradas. Nada de público. Por contra, la normativa gallega permite que accedan los aficionados cuando puedan estar sentados. Concretamente, las directrices autonómicas indican que podrá acceder el público solo a las instalaciones con gradas, y en las siguientes condiciones: ocupación máxima del 30 % del aforo, hasta el límite de 500 personas, y estas tienen que guardar una distancia mínima de 1,5 metros en todas las direcciones, salvo en el caso de los convivientes. Por supuesto, con mascarilla.

El endurecimiento de esta normativa por parte del Concello de Santiago causó el malestar de los padres de los deportistas de base, que no entienden las razones por las que no pueden ver jugar a sus hijos cuando el partido se celebra en Santiago, es decir, cuando compiten en casa, y en cambio no tienen problemas para acceder a las instalaciones de otros municipios gallegos cuando lo hacen como visitantes. Un padre explicó que uno de sus hijos jugó el pasado fin de semana en Bertamiráns y accedió al campo; mientras que su otro hijo lo hizo en el campo del Villestro y tuvo que esperar fuera. Otra madre dijo que llevó a su hijo a A Coruña para un partido y accedió sin problema. En este caso, se limitó el acceso a una persona por niño y se entregaron los datos para tener controladas a las personas en caso de brote.

Corrillos para ver desde fuera

Puestos en contacto con algunos clubes de Santiago, reconocen el malestar por las medidas más estrictas. En el club Victoria indicaron que la medida es impuesta por el Concello, y que les indicaron que el acceso del público supondría un encarecimiento en el coste de desinfección. En su opinión, los aficionados estarían más controlados en el interior, ya que durante la celebración de los partidos se producen corrillos en el exterior de los campos. En el club Conxo reconocen que la decisión del Concello genera situaciones complicadas, y diferencias entre competiciones. Consideran que en Santa Isabel se podría entrar y, de hecho, en algunas categorías pasa el público. Por otro lado, apuntan que las gradas, al no poder usarse los vestuarios, están siendo empleados por los niños para cambiarse de ropa. En cualquier caso, explican que en las instalaciones al aire libre de Santiago hay circunstancias diferentes, porque no todos los campos disponen de gradas.

La situación generada por la prohibición de acceso a los campos y pabellones deportivos municipales está dejando imágenes curiosas, que entrañan un mayor riesgo de contagio que el acceso a las instalaciones, en opinión de los padres consultados. Al no poder entrar, los aficionados se quedan alrededor de las instalaciones, en corrillos, esperando a sus hijos, y se las ingenian para ver los partidos. En algunos campos de fútbol, como el de Villestro, los padres siguen los encuentros desde fuera del recinto, junto a las vallas. En el polideportivo de Fontiñas, los contemplan desde la calle, al otro lado de la cristalera, que permite presenciar los encuentros. Situaciones como estas se viven, desde el pasado fin de semana, en las instalaciones compostelanas.

Pedrosa justifica que la normativa del Concello sea más restrictiva que la autonómica

La concejala de Deportes, Esther Pedrosa, dijo ser consciente del malestar de los padres, pero explicó que la decisión de endurecer la norma gallega sobre el uso de las instalaciones está vinculada al «repunte» de los casos en Santiago, y estará en vigor durante todo el mes de abril, que coincide con el primer mes de la vuelta a la práctica del deporte base en distintas competiciones.

La intención del Concello es «reconsiderar» la norma el próximo mes de mayo, en función de la evolución de la pandemia. La edila explicó que en los campos de fútbol, donde se celebran varios partidos al mismo tiempo, se duplicarían los asistentes, lo que complicaría el control de aforos. Esther Pedrosa comentó que se podría dar la circunstancia de que no pudieran asistir todos los padres de los niños, y esto también generaría malestar. Insistió en pedir «paciencia» a los padres. La concejala dijo que con esta medida también se pretende reducir los desplazamientos. En cuanto a los corrillos que se forman en el exterior y la picaresca para ver los partidos junto a los cierres de los campos o detrás de las cristaleras, Pedrosa pidió responsabilidad, pero descartó avisar a la policía para sancionar estas acciones.

Por otro lado, la edila reconoció que la desinfección supone también un problema añadido, ya que es necesario disponer de media hora entre partidos para limpiar las gradas, lo que reduciría el número de encuentros que pueden disputarse en cada jornada. Ademas, Esther Pedrosa recordó que el Concello está haciendo un esfuerzo económico para la limpieza de las instalaciones, y señaló que, al no poder usar los vestuarios, los deportistas utilizan las gradas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Malestar de los padres por la prohibición de público en las competiciones de base de Santiago