La huella profunda de Compostela en la personalidad y obra de Emilia Pardo Bazán

SANTIAGO

Sandra Alonso

El Colexio de Fonseca acoge una exposición sobre la escritora con motivo del centenario de su muerte

05 mar 2021 . Actualizado a las 04:55 h.

«Cuando se habla de Emilia Pardo Bazán se piensa en A Coruña, Madrid, París..., pero no se tiene en cuenta Santiago, que tuvo mucha importancia en su formación», asegura el profesor de la Universidade de Santiago José Manuel González Herrán. Por ello, la exposición que abrió ayer en el Colexio de Fonseca, «Dona Emilia e Santiago», pretende reflejar la importancia que la ciudad ha tenido tanto en su personalidad como en su obra.

La muestra organizada por el Ateneo de Santiago con motivo del centenario de la muerte de la autora «Los Pazos de Ulloa» está articulada en dos partes. Una de ellas incide en la presencia de la escritora en Compostela. «Pasó muy largas temporadas. Vino de niña y escribió una poesía casi desconocida cuando tenía 15 años en las que se muestra impresionada por la ciudad después de pasar unos días en casa de una pariente», explica el comisario José Manuel González. Regresaría dos años después, ya casada, puesto que su marido estudiaba Derecho. Una época «en la que conoce la vida de Santiago, a los estudiantes, los profesores de la universidad...». Una estancia, añade el comisario, en la que estableció relaciones de tipo social y cultural. Así, por ejemplo, indica que escribió un libro sobre San Francisco a partir de lo que vio en la biblioteca y de sus conversaciones con los padres franciscanos. «Hasta que cumple 30 años, Santiago es un sitio al que Emilia Pardo Bazán viene con frecuencia y contribuye a formar su personalidad, su cultura...», destaca José Manuel González.

La otra parte de la exposición está centrada en cómo Compostela aparece reflejada en la obra de Pardo Bazán. Y la huella es amplia. «Nos damos cuenta que Santiago aparece mucho. Hay muchos cuentos en los que figura como tal o con un nombre imaginario... Están la Rúa Nova, A Quintana, Conxo...», detalla. Su primera novela, «Pascual López», transcurre en Santiago. La ciudad también es uno de los escenarios en los que transcurre «Los Pazos de Ulloa» y es amplia la presencia compostelana en sus crónicas. «Escribe sobre las peregrinaciones, la gran exposición de 1909...», recuerda el comisario.