El Clínico tiene 36 pacientes en lista de espera para un trasplante de órganos

j. g. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Carmen Rivero, coordinadora de trasplantes
Carmen Rivero, coordinadora de trasplantes Xoán A. Soler

La coordinadora de trasplantes destaca los buenos resultado en un 2020 marcado por la pandemia

22 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Treinta y seis personas esperan un trasplante de órganos en el Clínico: 25 están pendientes de que les injerten un riñón, 10 de un hígado y una de un páncreas, afirma la coordinadora de trasplantes, Carmen Rivero. En los próximos días se prevé incluir a más personas en la lista de espera.

Rivero destaca los buenos resultados de las donaciones en el 2020, cuando esta actividad enfrentó más dificultades de lo habitual, motivadas por la pandemia del covid-19. Fueron 37, aportadas por familias de personas fallecidas en el hospital, 23 de muerte encefálica y 14 de parada cardíaca. En Santiago funciona la donación en asistolia, que favorece injertar órganos de pacientes en parada cardíaca, desde el 2017. El año pasado más de la tercera parte de las donaciones se consiguieron por este procedimiento, que ofrece las posibilidades más claras «de expansión del número de donantes», manifiesta Rivero. Fue el hospital gallego donde se consiguieron más donaciones de órganos en el 2020, y es el segundo mejor dato histórico de Santiago, agrega.

Destaca que, en contactos con las familias de donantes, tiempo después de la donación, comprobaron como a parte de ellas les ayudó a superar el duelo o lo consideraron un aspecto positivo dentro del dolor que supuso la pérdida del ser querido. La donación contribuyó a «salvar vidas y ha devuelto la esperanza» a otros pacientes y familias, dice.

Menos negativas familiares

Un dato especialmente relevante es que solo hubo 5 negativas familiares a donar, el 11,9 % del total. Es una cifra muy inferior a otros años en Santiago. Este indicador resulta especialmente destacado si se tiene en cuenta que la media de negativas familiares en España fue del 14 % y en la sanidad gallega del 19,7 %, superiores a Santiago. Rivero admitió que el equipo de coordinación de trasplantes compostelano ha «trabajado muy duro», pero enfatizó especialmente el «mérito de los donantes y sus familias».

Con los órganos procedentes de estas donaciones, y otros recibidos del exterior, el Clínico trasplantó 53 riñones y 47 hígados en el 2020, cien en total. Fue también el segundo mejor año desde que hace cuatro décadas se empezó a trasplantar órganos en Santiago. Solo lo supera el resultado del 2019, cuando se alcanzó el máximo hasta ahora, 116.

Además, dos de los trasplantes renales en Santiago del último año se efectuaron con aportación de órganos de donantes vivos.

Además, el año pasado se efectuaron en el hospital público de la ciudad 36 trasplantes de córneas e implantes de tejido osteotendinoso necesario en cirugías traumatológicas, gracias a las donaciones, agrega Carmen Rivero.

Parte de los órganos extraídos a donantes de Santiago se enviaron para trasplantar en otros hospitales al no poder aprovecharse aquí por falta de receptores idóneos. Fueron para el exterior 22 riñones, diez pulmones, cinco corazones y tres hígados.

La edad media de las personas donantes de órganos en Santiago en el 2020 fue 64 años. La principal causa de muerte fue una hemorragia cerebral, la más habitual los últimos años tras el descenso de fallecidos a consecuencia de accidentes de tráfico.