Carlos Debasa: «En este momento, el comprador tiene la sartén por el mango y puede negociar lo que paga por su piso»

El presidente de la asociación galega de Inmobiliarias prevé una caída de los precios


El aumento del precio del metro cuadrado en vivienda libre y la fuerza de negociación de los compradores son dos factores que no están reñidos entre sí. Así lo explica Carlos Debasa, el presidente de la Asociación Galega de Inmobiliarias (Agalin), que apunta a que los precios bajarán a lo largo de este año que arranca.

-¿En qué situación está el mercado inmobiliario?

-Estamos detectando que los precios de venta están bajando. Del que inicialmente se oferta al que finalmente se cierra acaba habiendo un descenso. El mercado va a ciclos y dependiendo de la situación hay momentos en los que tiene más fuerza la posición de los compradores y en otros la de los vendedores. Depende del flujo de ofertas y demandas, de las unidades disponibles, de gente que quiera comprar o de la gente que puede hacerlo.

-¿Y ahora para quién es buen momento?

-Estamos en un momento de compradores porque tienen más donde elegir y pueden ajustar un poquito más su negociación. En el mercado, de forma general, hay pisos disponibles y también interesados en comprar, pero no tantos, así que, en este momento, el comprador tiene la sartén por el mango y puede negociar lo que paga por su piso. En ese sentido estamos detectando correcciones del precio de un 10 % debido a las contraofertas. Hace no mucho, con menos demanda, se han llegado a dar hasta del 20 o 30 %, porque si pedías diez por tu piso y te daban seis tenías que cogerlo porque era muy difícil encontrar a personas con disponibilidad real de comprar.

-¿Cómo se entiende esto en relación al aumento del precio del metro cuadrado?

-No es incompatible una cosa con la otra. En el centro de Santiago, por ejemplo, los inmuebles en buen estado son un bien escaso, por lo que es normal que aumenten de precio, pero al final de la partida ese precio va a tener que estar ajustado para que el piso tenga salida. Si no está en precio de mercado, no se va a vender y si vale 100, ya no funciona lo de ponerlo a 110 para ver si alguien pica y te lo compra porque aún estarás a tiempo de bajarlo. O lo colocas al precio que se está pagando o no se va a vender.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Carlos Debasa: «En este momento, el comprador tiene la sartén por el mango y puede negociar lo que paga por su piso»