Santiago Matamoros, retirado de su lugar de honor en la Catedral y trasladado a una capilla en obras

La curia catedralicia decidió sustituir la belicosa figura por un aura del obispo Teodomiro y por un preciado relicario que representa al apóstol peregrino


Santiago / La Voz

Hace tiempo que la figura del apóstol Santiago cercenando las cabezas de los infieles musulmanes había dejado de ser políticamente correcta, y sin embargo, seguía ocupando un lugar preferente en la Catedral. Hasta que, con motivo de las obras de rehabilitación, la curia catedralicia decidió retirar la polémica estatua, obra de José Gambino, y llevarla a la capilla del Alba, un oratorio próximo al Pórtico de la Gloria que permanece cerrado por obras. O sea, que se optó por ocultar la versión justiciera de Santiago el Mayor, poco acorde con el mensaje pacificador y universal del año santo.

No es la primera vez que la imagen de madera policromada, que llamaba la atención por su crueldad, resulta incómoda. Ya en el año 2004, coincidiendo con el 11-M, fue retirada «para no herir a otras etnias». Dos años después volvió al camarín en el que se exhibía desde los años 50, pero cubierta de flores que tapaban las cabezas de los infieles degollados por el santo. Ahora se retira de nuevo, puede que definitivamente, aunque todavía no está decidida la ubicación final de la escultura.

El director de la Fundación Catedral, Daniel Lorenzo, no quiere vincular la decisión con la polémica que rodea a la imagen, y asegura que «ya no era una pieza originaria de la Catedral», que se había colocado allí «provisionalmente» en los años 50 y que ahora, con las obras, forma parte de una serie de cambios en la imaginería del templo que todavía no son definitivos.

En su lugar se ha querido rendir homenaje al obispo Teodomiro, prelado de Iria Flavia que, según consta en diversos escritos, fue el que descubrió el sepulcro del apóstol Santiago, advertido por un eremita en el siglo IX. A Teodomiro se le considera uno de los padres del fenómeno jacobeo, porque además de identificar los restos del Apóstol, convenció al rey Alfonso II el Casto para que se desplazase desde Oviedo y crease la primera iglesia en honor de Santiago. El lauda de su tumba estaba antes frente a la puerta de la Sacristía, «y la gente lo tocaba y se sentaba sobre ella, con lo que la inscripción estaba ya deteriorada, lo que obligaba a preservarla y, a la vez, colocarla en una posición más relevante». Sobre la lápida se colocó un relicario de plata bañado en oro de la colección de orfebrería del arzobispo Isorna que representa a Santiago peregrino, más acorde con el espíritu jacobeo.

Figuras de Santiago Matamoros hay más en la Catedral. Hasta cinco. La más visible, en el baldaquino del altar mayor. Esa, lógicamente, no se va a retirar.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Santiago Matamoros, retirado de su lugar de honor en la Catedral y trasladado a una capilla en obras