El retraso del nuevo centro de salud de O Milladoiro colapsa el servicio de fisioterapia

Ana Alfeirán se rompió un brazo en agosto y debe recibir tratamiento en Galeras


santiago / la voz

El centro de salud de O Milladoiro está terminado, y aunque la previsión del Sergas era que el inmueble se recepcionase en la primera quincena de este mes para abrir antes de que termine el año, nada se sabe de estos plazos. Mientras tanto, pacientes como Ana Alfeirán han perdido la paciencia y también la movilidad de su brazo derecho, en parte por la suma de retrasos que sufre la apertura del nuevo centro de salud de O Milladoiro.

Ana Alfeirán es vecina de Bertamiráns y el pasado mes de agosto se rompió el brazo, por lo que se lo escayolaron durante seis semanas. Concluida esta parte de su convalecencia tuvo que permanecer tres semanas más sin apenas moverlo. Tras varias consultas, ya a finales de octubre, continuaba con dolores e hinchazón en la muñeca, por lo que la derivaron al servicio de fisioterapia, en donde fue atendida un mes más tarde, pese a que la recomendación del servicio de Traumatoloxía del CHUS era urgente. Al tener cartilla médica en Ames y con residencia en Bertamiráns, le correspondía el centro de salud de O Milladoiro, que tendrá esta especialidad en las nuevas instalaciones, pendientes de apertura.

Y como está cerrado, la desviaron al centro de salud de Galeras, donde le informaron que están atendiendo todas las consultas que tendrían que acudir al centro sanitario de O Milladoiro dilatando su lista de espera. Y es en este centro médico donde le confirman que el plazo estimado para atenderla no será pronto, ya que, la lista de espera es de unas diez personas y hasta que otras tantas reciban el alta no podrán atenderla.

Ana Alfeirán sigue con problemas de movilidad y de musculatura en su brazo derecho, pero es su pareja, Leticia Díez, la que quiere denunciar públicamente lo ocurrido para visualizar que su compañera no es la única afectada por este retraso continuado. «Aparte de los problemas para que nos atiendan en Galeras, esta situación también supone un gasto económico», relata Díez, ya que su pareja tiene que acudir a una clínica privada para empezar la rehabilitación porque después de tanto tiempo con el brazo inmovilizado necesita tratamiento.

También quiere destacar que tanta tardanza en recibir rehabilitación está retrasando la incorporación de su pareja a su actividad profesional, con todo lo que esto conlleva, también para las arcas públicas y para la empresa en la que trabaja Ana. «En estos momentos no puede conducir y por su trabajo administrativo necesita tener movilidad completa», añade Leticia Díez.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

El retraso del nuevo centro de salud de O Milladoiro colapsa el servicio de fisioterapia