La comisaría del Monte do Gozo peligra por desinterés del Gobierno

x. melchor SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

XOAN A. SOLER

La Delegación aún no ha dado el visto bueno a la Xunta, que pagaría la obra

01 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Quedan solo dos meses para que el ansiado Xacobeo 2021 se ponga en marcha. Será el año santo con más incertidumbres de la historia reciente por culpa de la pandemia del coronavirus, pero la Xunta y el Concello de Santiago siguen confiando en que sea uno de los resortes que permitan relanzar la maltrecha economía local y autonómica. A esa falta de certezas sobre la organización del evento se le suma una que afecta a la seguridad: el proyecto de crear una mini comisaría en el Monte do Gozo. El Gobierno gallego se ofrece a afrontar todos los gastos, pero la falta de interés que hasta el momento ha demostrado el Ejecutivo central ha puesto en peligro la apertura de unas dependencias que harían más operativa a la Policía Nacional y que ofrecerían un mejor servicio a los peregrinos.

La mini comisaría del Monte do Gozo está sobre la mesa desde antes de que nos azotara la pandemia del coronavirus. La Xunta trasladó tanto a la Policía Nacional como a la Delegación del Gobierno en Galicia su propuesta de acondicionar uno de los pabellones para albergar en ellas unas oficinas policiales que estarían en servicio para atender a los peregrinos y turistas, pero también para ser un punto fijo desde el que mejorar la organización, desde el punto de vista de la seguridad, de los conciertos de música y otro tipo de actos que se organizan con motivo de las celebraciones del Apóstol y que son siempre de mayor envergadura cuando se trata de un Xacobeo.

Desde que se trasladó la propuesta, la respuesta de la Delegación del Gobierno en Galicia ha sido el silencio más absoluto. Una actitud que en la Xunta entienden como una falta de interés por un proyecto. Algo que no comprenden, dado que al Gobierno central no le supondría ni un céntimo de gasto, ya que todo el coste de la infraestructura y de su mantenimiento lo afrontarían las arcas autonómicas.