La reforma del acceso del Camino Francés desde el Monte do Gozo solo está pendiente de los remates

Los trabajos fueron visitados por la conselleira de Infraestruturas y el alcalde de Santiago


santiago / La voz

La ejecución del proyecto de mejora e integración paisajística del acceso del Camino Francés a Santiago por el Monte do Gozo y San Marcos ya está prácticamente lista. Solo restan los remates de la jardinería y pintado de algunos elementos dentro unos trabajos que tienen como actuación más llamativa la sustitución de la vieja escalera que bajaba desde San Marcos por una pasarela que da continuidad a una plataforma continua de hormigón entre las viviendas de la zona.

Estos trabajos fueron visitados ayer por la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, y el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, quienes supervisaron también las obras realizadas en el tramo inicial de ese trayecto, en el entorno de la capilla de San Marcos, donde se ha creado una nueva plaza con árboles autóctonos y una iluminación que buscar resaltar elementos singulares como la entrada al atrio. La reforma incluyó también la retirada de los eucaliptos de la parte trasera, favoreciendo así una integración con el resto del Monte do Gozo.

En su intervención, Ethel Vázquez puso en valor la transformación de la imagen del Camino Francés en ese entorno, en la que se ha invertido casi un millón de euros. Por su parte, Bugallo destacó que «seguimos preparándonos para que o ano que vén sexa fantástico», en relación a un año santo al que la conselleira se refirió como «o Xacobeo máis necesario». La representación municipal en la visita a la reforma la completaron los concejales José Antonio Constenla (PP), Jorge Duarte (CA) y Goretti Sanmartín (BNG).

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La reforma del acceso del Camino Francés desde el Monte do Gozo solo está pendiente de los remates