El CGAC inaugura la muestra «Manual de uso» en homenaje a la trayectoria de La Ribot

borja casal SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

La pieza «Walk the Bastards» consigue que el público cree pequeñas coreografías al leer el texto de las sillas
La pieza «Walk the Bastards» consigue que el público cree pequeñas coreografías al leer el texto de las sillas XOAN A. SOLER

La exposición se enmarca en el festival de artes performativas «Plataforma» e incluye obras que transitan entre la danza y las artes visuales

19 sep 2020 . Actualizado a las 11:54 h.

El Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC) inaugura hoy la muestra Manual de uso, que repasa los últimos 20 años de trayectoria artística de la coreógrafa y bailarina madrileña La Ribot. La exposición, comisariada por Iñaki Martínez Antelo y que tiene su germen en el festival de artes performativas Plataforma, que se celebra en Santiago desde el 10 de septiembre, incluye piezas audiovisuales, fotografías, instalaciones y documentos que sirven para conocer y contextualizar la obra de la artista.

En su presentación, a la que La Ribot no pudo asistir dadas las circunstancias sanitarias, ya que reside actualmente en Suiza, el director del Centro, Santiago Olmo, destacó el carácter «moi singular» de la obra de «unha artista que está no límite de moitas propostas». Su figura, explicó, resume «a tensión e a quebra entre as estruturas das artes visuais» y valoró también la capacidad de La Ribot para crear experiencias en las que los asistentes pasan a participar de forma activa en la muestra. «O público forma parte da peza», apuntó el director del CGAC.

En este sentido, el comisario de la muestra, Iñaki Martínez Antelo, se refirió a alguna de ellas para destacar el diálogo que la obra de La Ribot mantiene con el público. Uno de los ejemplos que citó fue Walk the Bastards (2017), compuesta por 11 sillas que no fueron incluidas en otras de sus obras más conocidas, Walk the Chair (2010), algunas de ellas rotas o cojas, y que tienen escritas distintas frases de coreógrafos y filósofos. Para leerlas, los asistentes tienen que interactuar con ellas: agarrarlas, levantarlas o girarlas. «O público fai pequenas coreografías cando interactúa coa obra», describió el comisario.