Tres terrazas al aire libre para disfrutar como en casa de la cocina gallega

El mercado Boanerges, centrado en la clientela de Santiago y Galicia, ya rebajó su aforo al 50 % desde junio para dar seguridad y tranquilidad


La sensación de seguridad y la impresión de estar en un ambiente libre de covid es el principal reclamo del mercado de Boanerges. Su gerente, Manuel López, señala que el establecimiento situado en O Castiñeiriño, en las inmediaciones de El Corte Inglés, está viéndose menos afectado que otras áreas de Santiago. «Apostamos por el público de Galicia y de Santiago, y al no tener dependencia del turismo nacional y extranjero estamos en mejor posición que otros». Como al resto del sector, el cambio continuo de los protocolos les supone un hándicap que han superado manteniendo sus propias normas, «más estrictas que las generales». Desde el 4 de junio aplican la limitación de aforo al 50 %. «Y decidimos no cambiarlo. Así que, en este sentido, no tuvimos que adaptarnos a los cambios». Las tres terrazas, al aire libre, son una de «nuestras grandes ventajas, porque la gente siente la seguridad que es tan necesaria en estos momentos. En las terrazas se garantiza la privacidad con mesas separadas por dos metros», pero sobre todo «el protocolo que sigue el personal es muy estricto. Se piden las comandas en las mesas, los clientes no tienen que moverse, y los camareros reducen el contacto entre ellos al mínimo». Manuel mantiene encuentros semanales con el personal para «refrescar normas, y no bajar la guardia. Nuestros cocineros están en cocinas individuales, lo que evita contactos y se realizan pruebas periódicas para comprobar que todos seguimos negativos. En Santiago hay locales que están cerrando por positivos, y por eso hay que esforzarse para evitar riesgos». Pero si la sensación de seguridad es uno de los grandes alicientes para visitar el mercado, su gastronomía es el principal atractivo. En el Boanerges se cambió la oferta gastronómica, y «se puede pedir para compartir, pero se entrega cubiertos diferentes; o individual». En la oferta gastronómica, el producto gallego es la estrella por «su calidad reconocida, y fusionamos esta riqueza con, por ejemplo, técnicas culinarias asiáticas». Una combinación perfecta y con éxito seguro.

Ampliación troyana

El Museo Casa de la Troya acumula 800 visitas este verano, una cifra «muy aceptable» según su director, Benigno Amor, por lo que han decidido ampliar su apertura hasta finales de mes. Recientemente celebraron un roteiro al que asistieron, entre otros, la comisaria del Xacobeo -Cecilia Pereira-, el director teatral Quico Cadaval, la directora xeral de Patrimonio en funciones -Carmen Martínez Ínsua-, y la gerente de la Fundación Centro Galego de Artesanía e do Deseño -Elena Fabeiro-. En el libro de firmas, Pereira rubricó su agradecimiento a una casa «que no solo está en el corazón de Compostela, sino de todos los que estudiamos en esta Universidad», mientras que Cadaval escribía: «Tiven o prazer de voar na experiencia chamánica que conduze Suso Martínez ate a Casa da Troia». Amor, que estuvo acompañado por Álex Otero, y Pereira comentaron el diseño de actividades para el año jubilar con el respaldo del Xacobeo 21, entre otras una oferta para peregrinos y roteiros desde el Pórtico de la Gloria.

«Edición limitada»

El Pazo de Faramello acogió la primera sesión del ciclo «Edición limitada». La cita contó con el concierto de piano de Manuel Gutiérrez. Valentín García, secretario xeral de Política Lingüística, destacó la «capacidade integradora» del proyecto que busca aprovechar los entornos naturales y el patrimonio para mostrar la riqueza de la cultura gallega. El viernes se unió en el Pazo su patrimonio con la gastronomía y maridaje con vinos de Altos de Torona.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Tres terrazas al aire libre para disfrutar como en casa de la cocina gallega