La Praza de Abastos atraviesa su verano más atípico, con menos ventas y turistas

Los placeros confían en que el retorno del cliente local levante la actividad


santiago / la voz

El funcionamiento de la Praza de Abastos es un termómetro fiable para calibrar la salud de la economía local. Por sus naves no solo se mueven familias de Santiago, sino también hosteleros que adquieren su mercancía a primera hora de la mañana y turistas que curiosean para conocer los productos de proximidad. Los vendedores comentan que en este verano julio fue un mes malo, mientras que agosto está siendo «algo mellor». Así lo explica Pilar Gestoso, una de las paisanas que acude tres días a la semana al mercado compostelano con productos de su huerta. «Faltan moitos clientes habituais. Agosto vaise e os hostaleiros seguen sen vir», lamenta Rosa de Herbón.

En las naves del pescado entre semana tendría que haber más movimiento del que se puede ver estos días. A partir de las doce de la mañana, las cubetas del género menudo deberían estar casi vacías. Sin embargo, el martes pasado a media mañana había de sobra tanto sardina de Rianxo -que se despacharon a 12 euros el kilo- como jureles -a 5-. Y la nécora escaseaba, con precios de entre 20 y 40 euros según el tamaño. «Traemos poca. No se vende mucho», explican. Las cigalas, otro de los mariscos de temporada, se ofertaban el martes entre 25 y 35 euros. No quedaba mucho género, y otra vez la explicación de los vendedores es que traen lo justo, porque «la hostelería no mueve las ventas». Pero tampoco los compostelanos parecen haber normalizado su consumo respecto a otros veranos. Algunas paisanas comparten la confianza en que hoy sábado, al coincidir con el último de agosto, los clientes de Santiago estén todos de vuelta y recuperen la costumbre de comprar en la Praza.

Otro de detalle de este verano atípico son los turistas. La pasada semana, cuando la lluvia aguó los planes de playa, el mercado recuperó algo de pulso. Pero «nada que ver con un verano normal. Había más gente, pero tampoco grandes grupos. El sábado pasado hubo bastante gente en las charcuterías y en la nave 5», comentan en la Praza. Los vendedores, especialmente las paisanas y los pescaderos, cuyos géneros son los más fotografiados por los turistas sintetizan con ironía la poca actividad que marca esta etapa. «Este verano salimos en pocas fotos», bromea Ana.

Las personas mayores son uno de los colectivos más fieles a los vendedores del mercado, y pese a que el confinamiento quedó levantado hace meses, todavía no acuden con total normalidad. Esta sensación la tienen, sobre todo, en las pescaderías. Los mayores solían ir casi todos los días, pero acostumbraban a hacerlo especialmente los martes, jueves y sábados, días en los que se vende el pescado más fresco.

Con el confinamiento muchos clientes acudían a realizar sus compras y, al mismo tiempo, adquirían algunos productos para llevarles a sus padres o vecinos mayores. Ahora, esta costumbre se ha consolidado, y se siguen pidiendo cantidades más pequeñas para el mayor, pues muchos siguen confinados voluntariamente por miedo a un contagio.

«Agosto va mejor, pero hay la mitad del año pasado»

Luis Vázquez Carril, de la carnicería Luis, considera que el verano está siendo «como era de esperar, raro. Pero en agosto para mi mejor que julio», destaca. El pasado mes, Luis tuvo menos ventas, seguramente por las vacaciones de sus clientes, «que parece que este año cambiaron agosto por julio», y también porque la hostelería no tiró tanto como lo hace ahora. «Los restaurantes a los que yo suministró en agosto están comprando». En cuanto a los turistas, Luis percibe que son «la mitad del año pasado, más o menos. No hay grupos grandes, y sobre todo vienen parejas y familias». El día con más personas, tanto turistas como locales, sigue siendo el sábado, «pero nada que ver con lo que es habitual» sin las circunstancias del covid.

«Es un verano raro, la caída de la hostelería se nota»

Ana Rial, de la Pescadería Maximino, es tajante al valorar la situación de las ventas. «Poca gente. Las fiestas de los fines de semana no hay, y eso se nota en las ventas. La caída de la hostelería se nota mucho». Uno de los clientes preferentes de los pescaderos de la Praza son los establecimientos de hostelería. «No están vendiendo como otros años, y nosotros lo notamos». Por si fuera poco, los compostelanos «parece que siguen fuera, y los turistas no compran pescado». Ana detecta que entre sus clientes muchos siguen comprando para sus padres o para vecinos mayores. «Vienen y comprar cantidades pequeñas y dicen que es para llevar a sus padres, que no salen». Los mayores, «que venían casi todos los días, tienen miedo y no vienen».

«Los grupos ya no estaban entrando en la Praza»

Almudena Vega, de la frutería Cousas do Campo, empieza a notar el regreso de los compostelanos que estaban de vacaciones: «Se están animando a volver a la Praza». Al igual que otros vendedores, Almudena cree que «este verano no puede compararse con el del año pasado, pero empiezo a ver que los clientes regresan poco a poco, y el ritmo de ventas comienza a ser más normal». A principio de semana, indica, «tuvimos más gente que otros días, y para ser lunes no estuvo mal». Los turistas, que otros veranos llenaban todos los rincones de la Praza de Abastos, son este año «muchos menos. En la nave del pescado no hubo aglomeraciones. Los grupos grandes ya se quedan en la puerta y no entran. Solo pasan parejas o familias», describe.

Pimientos de Padrón y quesos se mantienen como productos estrella entre los turistas

La bolsa de la compra de los turistas que acuden al mercado de abastos se llena, fundamentalmente, con pimientos de Padrón y quesos gallegos. Los primeros llegaron a pagarse a seis euros a principio de temporada, y ahora oscilan entre 2,5 y 3 euros el ciento. Los quesos San Simón y el Arzúa-Ulla son los más demandados, pero también el de O Cebreiro tiene sus seguidores. Algunos embutidos, envasados al vacío en el mismo mercado, completan las viandas de los turistas.

Otros se atreven a llevarse los teléfonos de contacto de pescaderías para hacer pedidos desde sus domicilios, y recibirlos por mensajería en 24 horas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Praza de Abastos atraviesa su verano más atípico, con menos ventas y turistas