El cine se consolida en Santiago como una oferta cultural segura frente al coronavirus

Las salas hacen un balance positivo de su vuelta a la actividad tras la pandemia

s. l.
Santiago / La voz

Las salas de cine llevan en torno a dos meses abiertas en Santiago desde que el Gobierno central permitió a estos espacios culturales retomar su actividad con las reducciones de aforo y las medidas de seguridad pertinentes. Los gestores hacen un balance positivo de la respuesta del público.

Xan Gómez, responsable de comunicación de Numax, explica que al principio sintieron cierta «extrañeza», pero tanto los trabajadores como el público se acostumbraron «ao cinema da nova normalidade». Gómez señala que la sala «é un espazo moi seguro». El responsable de comunicación indica que los clientes ya tienen interiorizadas las normas de seguridad, lo que facilita mucho el trabajo. Actualmente, Numax, que reabrió al público el 12 de junio, suele ofrecer tres sesiones diarias -aunque depende de la duración de las películas- para poder tener media hora para desinfectar la sala entre una proyección y la siguiente. «As cifras de clientes de agosto están sendo razoables, pero hai que esperar ao outono para sacar unha conclusión, xa que no verán a xente soe ir menos ao cine», añade Gómez. Asegura que cada vez se anima más gente por las garantías que ofrece esta actividad.

Desde Cinesa destacan lo sorprendidas y seguras que se sienten las personas que van por primera vez al cine tras la pandemia. «Hemos recibido mensajes, tanto directamente del personal de las salas como en redes sociales, sobre lo cómodos y seguros que se sienten nuestros clientes», añaden. La empresa indica que, según el último estudio de la consultoría Simon-Kucher & Partners en España, más del 90% de los espectadores que fueron al cine desde su reapertura declararon sentirse muy seguros. En Cinesa priorizan las opciones de compra que reducen el contacto con los trabajadores. Además, los empleados controlan la entrada y salida de la sala para garantizar la distancia de seguridad.

Comienzan los estrenos tras la vuelta al trabajo de las distribuidoras fílmicas

Los cines reabrieron en junio, pero prácticamente sin estrenos y proyectando las películas populares de los últimos años o clásicos. Dos meses después, las salas exhiben nuevos largometrajes, aunque con menos frecuencia que antes del confinamiento.

Desde Cinesa, recuerdan que «las fechas de los estrenos dependen exclusivamente de las distribuidoras». La empresa de cines confía en que poco a poco la situación se estabilice y el público pueda disfrutar de nuevas películas con más frecuencia. Entre los últimos estrenos ofrecidos en Cinesa, destacan la comedia Padre no hay más que uno 2, de Santiago Segura, y el drama Un amigo extraordinario, de Marielle Heller. Además, la sala de As Cancelas está retomando sus eventos como el maratón de la saga After, con el estreno de la segunda película En mil pedazos incluido, programado para el 3 de septiembre, y la novedosa proyección de DJ Snake: The Concert in Cinema, que se celebrará del 27 de agosto.

Xan Gómez señala que «nun inicio as distribuidoras tiñan moito máis difícil traer películas novas, pero agora xa hai estreas». Numax tiene actualmente novedades en su cartelera como Reboiras. Acción e corazón, de Alberte Mera, que recrea los últimos años de vida del opositor a la dictadura franquista, y la comedia romántica O glorioso caos da vida, de Shannon Murphy. Además, están aprovechando para proyectar cintas reconocidas a nivel internacional como Papicha. Soños de liberdade, nominada a los Óscar. En la sala santiaguesa se alegran de que, además de volver a exhibir películas, se estén retomando los festivales y actividades en los que participan como la Mostra Internacional de Cine Etnográfico.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El cine se consolida en Santiago como una oferta cultural segura frente al coronavirus