González Lopo: «San Roque no es patrón de Santiago, pero sí muy importante para la ciudad»

Xurxo Melchor
xurxo melchor SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

PACO RODRÍGUEZ

El historiador sostiene que el santo no nació en Montpelier, sino en Italia

15 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Pocas personas saben tanto sobre san Roque y del voto que hace más de 500 años le hizo Santiago para que le librara de la peste que Domingo Luis González Lopo -autor de una tesis titulada Las mentalidades religiosas del Antiguo Régimen en la Galicia occidental que obtuvo sobresaliente cum laude y premio extraordinario de doctorado-, profesor de Historia en la Universidade de Santiago (USC) y miembro de la Cofradía de San Roque compostelana. El santo, que se celebra el 16 de agosto, cobra ahora mayor relevancia en estos tiempos del coronavirus porque es el gran valedor contra las epidemias en la iconografía cristiana.

-Antes de nada, sáqueme de dudas. ¿San Roque es o no es patrón de Santiago?

-San Roque no es patrón de Santiago, pero sí es un santo muy importante en la vida de la ciudad porque en un momento determinado, en 1517, hay un episodio de peste y se decide por parte del gobierno municipal y con el apoyo del cabildo [de la Catedral] hacer un voto a san Roque. Es un momento en el que yo estoy convencido de que la devoción está entrando, san Roque es entonces una novedad en el panorama devoto gallego, porque aquí el gran defensor contra la peste era entonces san Sebastián, y por ello no es una causalidad que esté también en la capilla. La peste es un peligro que asusta mucho y se decide acudir sin duda al que en ese momento empezaba a tener valimiento importante en el sur de Europa. Se hace el voto y a partir de ese momento san Roque se convierte en un valedor, en un protector de la ciudad, pero obviamente no tiene categoría de patrono.

-¿Y de dónde surge esa creencia que está tan extendida?

-Bueno, cuando las instituciones de más peso en la ciudad en aquel entonces, el consistorio y el cabildo, tienen para con él todo lo que implica el voto, que es llevar a cabo unas ceremonias que implican la presencia de forma solemne en la capilla y con la procesión correspondiente, pues puede dar lugar a esa confusión, sobre todo por aquellos que viven en el presente, en un mundo completamente distinto al de entonces y que no distinguen bien lo que son las diferentes pautas de comportamiento institucional. Si el cabildo y el Ayuntamiento van a la capilla y realizan estas ceremonias, habrá quien pueda pensar que es porque es el patrón, pero no es así. Es una confusión por falta de conocimiento. Los patrones de Santiago son santa Susana y Santiago, claro.