Solo cuatro parroquias de la provincia son de alta actividad incendiaria

A Coruña registra históricamente un porcentaje menor de los fuegos en Galicia


A Coruña / LA Voz

Por extraño que parezca, hay gremios que prefieren veranos otoñales, meses de julio y agosto con temperaturas no muy altas y rociadas de vez en cuando (y a ser posible, por las noches), con ligeras lluvias que empapen el ambiente. Entre ellos se encuentran los responsables de Medio Rural, los equipos que velan por la protección de los bosques y montes en Galicia ante la constante y renovada anualmente amenaza de los incendios, tengan estos las causas que tengan.

En la provincia de A Coruña, este verano ya se puede hablar de varios epicentros importantes como Arteixo, donde la zona de Suevos acumuló hasta cuatro incendios diferentes en menos de dos semanas (uno de ellos en las proximidades de Valcobo), y Porto do Son, con varias hectáreas calcinadas. Uno de los últimos fue en O Portiño, en las afueras de la ciudad de A Coruña.

En general, la provincia de A Coruña es de las menos afectadas por los incendios estivales de los montes

Dejando a un lado años negros como el 2006, en general la provincia de A Coruña es de las menos afectadas por los incendios estivales de los montes (por ejemplo, en el 2017 ardieron 2.255 hectáreas de un total de 62.000 en toda Galicia). Podría añadirse que el año pasado se rompió esa tendencia, ya que en A Coruña ardió el 40 % de lo quemado en toda Galicia. No obstante, el total en la comunidad no superó las 7.000 hectáreas.

Se ha actualizado la información relativa a las Parroquias de Alta Actividade Incendiaria (PAAI). El número se ha reducido este año en más de un 60 %, pasando de 71 del 2019 a 28 este año. En la provincia de A Coruña solo hay decretadas cuatro PAAI: Carballo (Carballo), Tállara (Lousame), Ribasieira (Porto do Son) y Ribeira (Ribeira).

Labores de desinfección

Podría intuirse que la pandemia, el confinamiento de todos los sectores, ha dilatado las labores de prevención de limpieza y puesta a punto de los montes de cara a la calurosa temporada estival. Pero desde la Consellería de Medio Rural aseguran que, además de haber llegado a tiempo, sus equipos también han participado en labores totalmente ajenas a su función como es la de ayudar a desinfectar zonas con población sensible al coronavirus, especialmente en centros de salud, residencias de mayores y discapacitados en municipios de menos de 5.000 habitantes.

«Ata o pasado 13 de xullo leváronse a cabo labores relacionados coa creación e mellora de devasas e faixas auxiliares, coa mellora e mantemento de pistas no monte ou coa eliminación de residuos forestais», indican desde la Consellería de Medio Rural. «Incluso se supervisou o estado dos puntos de auga e fixéronse rozas mecanizadas e manuais».

También se ha puesto en marcha el Plan de Pastoreo de Galicia El objetivo de fomentar la ordenación y puesta en valor de los pastos para un mejor aprovechamiento de los recursos naturales. En la provincia de A Coruña son tres los lugares elegidos para este fin, ubicados en los municipios de Porto do Son, Mañón y A Pobra do Caramiñal. «Estamos na primeira fase do plan, actuando xa en catro pasteiros propiedade de comunidade de Montes en Man Común de Baroña, nos lugares da Raña, Calvelle e Udres. Nunha segunda fase, procederase a traballar nos pastizais de Mañón e A Pobra», explican fuentes de la Consellería de Medio Rural.

Los 93 municipios se reparten en cinco distritos forestales

La provincia de A Coruña está repartida en cinco distritos forestales. El primero es Ferrol, cuyo equipo incluye los GES de Mugardos y Ortigueira. El segundo engloba las comarcas de Bergantiños y As Mariñas, y en este están activos los GES de Curtis y Ponteceso. Santiago-Meseta interior es el nombre del tercer cuadro, donde actúa el GES de Brión y tienen su sede los dos hidroaviones FOCA con base en Lavacolla. Barbanza es el cuarto distrito (incluye el GES de Padrón), y Fisterra es el que da nombre a toda el área de la Costa da Morte. Aquí actúa el GES de Muros.

«Necesitamos más personal, gestionamos el 40 % de los incendios de España y el 10 % de toda Europa»

 

T. S.

Con el estreno del mes de agosto, una parte importante de los equipos que lucha contra los incendios en Galicia, los técnicos, iniciaron una huelga, con sendas protestas ante las delegaciones provinciales de Medio Rural. La huelga, en realidad, es ficticia, porque la Administración elevó a casi el 100 % del equipo los servicios mínimos. José Manuel Zapata es uno de los 120 técnicos y trabaja en Ferrol.

-¿Cuál es su labor?

-Tenemos dos funciones globales: la gestión de montes, y la prevención de los incendios. En la primera llegamos a gestionar el 15 % del territorio gallego de manera directa, bien por pertenecer a la Administración o por ser de comunidades de mano común que ceden su gestión. Respecto a los incendios, nos ocupamos de las obras, ejecutamos y coordinamos la totalidad de los medios de los incendios de Galicia, que son el 40 % de los incendios de España y el 10 % de Europa.

-¿Y qué reivindican?

-Necesitamos nuevos medios. Las condiciones han cambiado. Tenemos un acuerdo de las condiciones laborales del 2008 y la plantilla de es 1999. Y las condiciones de los incendios han cambiado. Hemos pasado de 14.000 incendios a 3.000. Sí, podría pensarse, «mejor, ¿no?», pues resulta que los incendios ahora son mucho más virulentos, más peligrosos, ahí está el cambio climático.

-Y las leyes son recientes.

-Es que ahora fiscalizamos muchas más cosas. En el 2007 apareció la primera ley de incendios, en el 2011 la ley de montes gallega. Empezamos a tener más trabajo, más complicado. Los técnicos hacemos guardias de 24 horas, si estás todo el día trabajando y a las 3 de la madrugada surge un incendio tienes que ir. Los jefes de distrito tienen disponibilidad absoluta las 24 horas todos los días del año. Lo que pedimos es que contraten más personal, que reorganicen el trabajo. No pedimos subida salarial. Y esto ya se empezó a negociar en mayor del 2018, pero así seguimos.

«La nueva base de Mazaricos nos está dando un apoyo muy importante»

 

T. S.

Guillermo Acebal es el jefe de prevención de incendios en la delegación de A Coruña de Medio Rural. Reconoce que está siendo una temporada extraña por la pandemia, pero que no les ha impedido tener todo a punto en las fechas convenidas. «El pirómano ya ha venido a varias zonas pero nos ha cogido preparados. Nuestro trabajo nunca termina, siempre hay mucho que hacer, la extensión es enorme, pero el trabajo previsto está hecho», explica Acebal. «Las grandes obras que teníamos en marcha se continuaron a pesar de la pandemia. Son obras de inversión, contratos de obra preventiva», indica. A la hora de atacar los incendios, el jefe de prevención de incendios señala que en la Xunta «utilizamos una táctica de recursos combinados, no esperamos a que se llegue a una situación más grave para reaccionar, cada recurso tiene su papel, por eso hay esa combinación de aviones, helicópteros, motobombas, brigadas,...». Como novedad, este año se disponen de una base en la zona del embalse de Mazaricos, donde operan unos aviones muy versátiles. «Son aviones de carga en tierra que lanzan 2.500 litros y ya han intervenido este año en varios incendios, esta base está suponiendo un apoyo muy importante», explica Guillermo Acebal.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Solo cuatro parroquias de la provincia son de alta actividad incendiaria