Pato Guillén fue el único jugador del Compos que disputó todos los minutos

Brais Abelenda, con 14 tantos, y Primo, con 11, fueron los máximos goleadores


SANTIAGO / LA VOZ

El Compos clausuró en el estadio de Balaídos un curso casi perfecto. El conjunto blanquiazul culminó una atípica temporada con el objetivo que se llevaba marcando en los últimos cuatro años. El colectivo que prepara Yago Iglesias consiguió el ansiado ascenso a Segunda División B y alcanzó la matrícula de honor tras una brillante campaña. Logró el título anticipadamente, tras la suspensión del campeonato por el covid-19. Para que todo fuese perfecto solo faltó la afición en las gradas.

Para conseguir este objetivo, el conjunto blanquiazul disputó 27 encuentros de la liga regular y 2 más del play off exprés. En ataque mostró una gran solvencia, con Brais Abelenda y Primo como máximas referencias, y en defensa formó un muro casi inexpugnable liderado por el cancerbero Pato Guillén, el menos batido de la categoría.

El veterano portero uruguayo fue el que más minutos disputó a lo largo del curso. Esta vez no hubo rotaciones en los tres palos y Pato Guillén fue el único futbolista del equipo compostelanista que jugó los 29 partidos completos y los 2.610 minutos de la temporada. El capitán Álvaro Casas faltó a un partido y participó en 28 encuentros y en 2.500 minutos. Siete titulares indiscutibles superaron la barrera de los dos mil minutos. Además de Guillén y Casas, sobrepasaron este tiempo en el terreno de juego como blanquiazules David Soto (2.430), Saro (2.405), Pablo Antas (2.245), Brais Abelenda (2.190) y Jimmy (2.005). Otros tres hombres indiscutibles de Yago Iglesias estuvieron muy cerca de estas cifras: Samu Rodríguez (1.967), Miki Villar (1.903) y Roberto Baleato (1.850). Primo, otro de los titulares del Compos, se quedó en los 1.250 minutos porque el ariete llegó ya iniciada la temporada. Jugó 14 partidos y marcó 11 goles, uno de ellos en las semifinales del play off.

Esta última temporada el quinteto defensivo del Compostela fue el mismo casi todos los domingos, con Pato Guillén, en la portería; los hermanos Saro y Jimmy, en los laterales; y el capitán Álvaro Casas y David Soto, en el centro de la zaga. En el centro del campo, Miki Villar, Roberto Baleato, Samu Rodríguez y Pablo Antas apenas descansaron.

Goleadores

Los jugadores de ataque preferidos de Yago Iglesias tienen nombre propio: Brais Abelenda y Primo. Entre estos dos futbolistas se repartieron casi el 50 % de los goles que el Compos anotó en sus 29 participaciones. Abelenda, elegido el jugador más regular del curso, fue el pichichi con 14 dianas. No marcó en los dos encuentros del play off final de Vigo. Primo, que llegó iniciado el campeonato para dar un salto de calidad en el juego ofensivo blanquiazul, esta vez no fue el pichichi. Se lo impidió el covid-19 al paralizar la competición. El ariete cántabro anotó 11 goles en 14 partidos.

Sin embargo, el tanto más importante y, por supuesto, el más celebrado fue el de Pablo Antas. El centrocampista convirtió el penalti con el que fue castigado el Ourense CF en la final de Balaídos. No le tembló el pulso y engañó al portero rival. Su gol valió un ascenso.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Pato Guillén fue el único jugador del Compos que disputó todos los minutos