Álvaro Casas: «Llevamos cuatro años esperando este partido de Balaídos»

El defensa central y capitán del Compostela explica que, después de tres play off consecutivos, ya llegó la hora de la verdad


SANTIAGO / LA VOZ

Álvaro Casas es uno de los jugadores más importantes del Compostela. Es un fijo desde su llegada a San Lázaro en las alineaciones de Yago Iglesias. Se adaptó al puesto de defensa central y en la retaguardia blanquiazul es fundamental. Cada año es de los futbolistas más regulares y valorados de la plantilla. El capitán fue operado a principios de este mes por la fractura del dedo de una mano. Sin embargo, desde el primer día el propio jugador comentó que no peligraba el play off. Ante el Barco, en la primera semifinal de esta promoción, fue titular, disputó los noventa minutos y cumplió como en él es habitual.

Casas, a pocas horas del inicio de la final de Balaídos ante el Ourense CF, explica que «el vestuario está muy motivado, pues estamos hablando de un partido a vida o muerte. La plantilla está muy mentalizada y con muchas ganas». Desde que se puso en marcha el balón en el verano pasado con el inicio de la pretemporada, el objetivo del Compostela no es otro que el cambio de categoría. De todos modos, Álvaro Casas puntualiza que el equipo «no solo lleva un año entero trabajando para este día, realmente llevamos cuatro años». Insiste en que «estamos buscando el ascenso desde hace cuatro temporadas. Llevamos tres play off consecutivos y queremos que el ascenso sea por fin en esta ocasión».

Sobre el duelo que podremos ver el sábado en Vigo, el capitán apunta que «hay mucha igualdad entre Compostela y Ourense CF. Esta temporada disputamos dos partidos, uno de ellos en la Liga, y en ambos acabamos empatados. Al final, cuando se suspendió la competición solo nos separaba un punto en la tabla clasificatoria. Eso indica la gran igualdad existente». Casas conoce perfectamente al rival de mañana. Explica que «el Ourense CF es un equipo muy físico, pero también tiene futbolistas de mucha calidad, jugadores que por dentro son muy buenos. En defensa juegan con una línea de cinco, que les permite estar muy arropados atrás. Tendremos que aprovechar sus puntos débiles, como ya hicimos en los dos encuentros anteriores».

«No saldremos a empatar, de ninguna manera, saldremos a ganar desde el primer minuto»

Álvaro Casas no quiere sorpresas y asegura que el equipo no descuida ninguna de las posibles opciones para esta final, sobre todo la estrategia: «Trabajamos mucho esta temporada las jugadas a balón parado, mejoramos con respecto a los tres años anteriores». El Compos quiere salir con la misma fuerza con la que arrancó ante el Barco, partido del que el defensa central recuerda que «hacía mucho calor, en un campo con unas dimensiones muy parecidas a las de San Lázaro, en un terreno de juego en donde el balón vuela y se complican las llegadas para hacer una cobertura y para algunos controles».

Casas llegó a tiempo para las semifinales. Pasar por el quirófano no le impidió estar a tope en este play off: «Por el problema que tuve en la mano me perdí ocho días. Me encontré muy bien ante el Barco. Estoy contento de la forma en la que se solucionó la lesión. Cuando reinicié los entrenamientos tenía dolor y molestias. Luego hicimos una protección más cómoda. Una vez que arrancó el partido del sábado, y al estar completamente concentrado, ni me enteré de la mano».

También habla de las diferencias que se encuentra el equipo al jugar sin público: «Pensé que lo iba a notar mucho más, pero ya una vez sobre el campo e iniciado el encuentro estás concentrado en lo que debes estar y lo que pasa fuera te da un poco igual. Pero si lo comparamos con otros play off está claro que se echa mucho de menos ese ruido de la afición, aunque hay partidos que jugamos fuera en los que no va tanta gente y es algo similar a lo que sucedió en Balaídos».

Fiel a su estilo

El Compos aprendió de sus errores ante el Barco, pero ante el Ourense CF no va a renunciar a su estilo. Casas apunta que «la única idea es salir a ganar desde el primer minuto. No podemos salir a empatar, de ninguna manera. Eso sí, si el minuto 92 estamos empatados tampoco nos vamos a dar un tiro en el pie. Jugaremos entonces con esa ventaja».

Sobre las pausas de hidratación, que tantas discusiones genera y que en estas circunstancias sí están bastante justificadas, el capitán señala que a él no le gustan. «El sábado hacía mucho calor, y después de venir de la situación en la que estuvimos, está bien que se realicen. No me gustaría que se implantasen en el fútbol porque para mucho el ritmo del juego. A nosotros, que nos gusta la posesión del balón y poner un ritmo muy fuerte a los partidos para agotar al rival, estas situaciones no nos benefician. Después de estas pausas cuesta mucho volver a arrancar».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Álvaro Casas: «Llevamos cuatro años esperando este partido de Balaídos»