Los vecinos de la rúa Valiño esperan por unas obras que ya pagaron en 1999

El Concello asume que tienen razón y asegura que ejecutará la urbanización de la calle


santiago / la voz

La promoción urbanística de un suelo en la rúa Valiño, en San Lázaro, lleva 20 años sin completarse. Los promotores de un grupo de inmuebles se pusieron manos a la obra y sacaron adelante un proyecto que debería haberse completado con la urbanización de los accesos entre la rúa Valiño y la avenida del Camino Francés, y con la construcción de las aceras de los edificios de esa calle. Esta parte de la obra, de acuerdo con la normativa urbanística, tendría que haber sido ejecutada por el Concello, aunque el coste de la urbanización debía ser abonado por los promotores de los edificios.

Estos últimos cumplieron con su parte, y pagaron 75.000 euros al Ayuntamiento de Santiago en el año 1999. Vicente Couselo, portavoz de los promotores, guarda celosamente todos los documentos, escritos y comunicaciones intercambiadas con los diferentes gobiernos locales que han pasado por el Ayuntamiento en los últimos 20 años. El Concello «cobró y se olvidó de nosotros», lamenta Couselo. Además de unas aceras inexistentes, el vecino se queja de la situación que viven a diario los residentes: «Tienen que subir por un monte y caminar por una calle sin aceras. Todo en pleno Camino de Santiago».

En poder de los vecinos hay constancia de hasta tres proyectos distintos para urbanizar la calle y el desnivel situado entre dos edificios. «El primer proyecto fue del PSOE. Después vino otro más. Y el tercero, de Compostela Aberta. Y quién sabe si harán alguno más», subraya el portavoz vecinal.

El problema es que los 75.000 euros que pagaron no llegarán para sufragar el coste de la urbanización, y los vecinos temen que el Ayuntamiento quiera exigirles más dinero a los propietarios de los inmuebles para resolver una carencia de la que, insisten, «son los responsables únicos».

La concejala de Urbanismo, Mercedes Rosón, reconoce que los residentes «teñen toda a razón do mundo», y confirma que el Concello cobró en 1999 toda la cantidad que se les pidió en aquel momento. Pero el paso de los años no solo ha encarecido el coste de las obras pendientes, sino que también ha degradado más la zona. La factura deberá duplicarse para poder ejecutar el compromiso urbanístico adquirido en su día con los promotores de los edificios. La diferencia entre el coste del primer proyecto -75.000 euros- y el que se ejecutará -150.000- será asumida por el Concello. Rosón señala que no se redactará otro proyecto, sino que se ejecutará el que los técnicos municipales realizaron en el 2018. La previsión es que el Ayuntamiento cumpla con sus compromisos de urbanización este mismo año con cargo al presupuesto municipal.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
0 votos
Comentarios

Los vecinos de la rúa Valiño esperan por unas obras que ya pagaron en 1999