La espera media para renovar el DNI en la provincia de A Coruña llega a los 27 días

Ribeira y Carballo son las oficinas con más retraso, con 58 y 49 días, respectivamente


santiago / la voz

El verano es siempre una época de máxima actividad en las oficinas de expedición del Documento Nacional de Identidad (DNI) y del pasaporte. Es habitual que muchos ciudadanos recuerden que tienen el carné caducado justo cuando llega el momento de las vacaciones, cuando lo van a necesitar para poder viajar, y por ello es normal que los tiempos de espera en las comisarías aumenten en estas fechas. Este año, sin embargo, estos trámites van a estar muy condicionados por los efectos de la pandemia del coronavirus y es difícil intuir cómo afectará en las próximas semanas a la lista de espera que existe para poder recibir estos documentos, que alcanza ahora mismo los 27 días de media en la provincia de A Coruña.

Las oficinas de expedición gallegas reabrieron sus puertas con la entrada en vigor de la fase 2 del plan de desescalada del confinamiento, en la última semana de mayo, con suerte dispar en lo que a colapso se refiere. La realidad es que las comisarías de las tres ciudades muestran una situación mucho menos congestionada y ofrecen primeras citas -el trámite electrónico se hizo el sábado- sustancialmente por debajo de la media, que está muy condicionada por los malos registros de Ribeira y Carballo. En la capital barbanzana es donde la lista de espera es mayor, con nada menos que 58 días, ya que hay que esperar hasta el 1 de septiembre para poder renovar el DNI. En la de Bergantiños es algo menos, 49 días, ya que la primera cita disponible es el 24 de agosto.

Mucho mejor está la situación tanto en Santiago como en Ferrol, que son las comisarías de la provincia en las que hay que esperar menos para poder renovar el DNI, tan solo once días, ya que ambas dan la primera cita para el día 16 de este mes. No obstante, hay que tener en cuenta que estas listas de espera son dinámicas porque cambian en función de la demanda, por lo que el dato puede variar significativamente de un día para el otro.

En la capital provincial la espera es algo mayor que en Compostela y la ciudad departamental, pero la espera se limita a 16 días en la comisaría de Lonzas y a 17 en la del centro. En la primera ya hay cita para renovar el DNI el 21 de este mes, mientras que en la otra sede de la Policía Nacional la primera fecha disponible es el 22.

Como es habitual, esos largos tiempos de espera que son habitualmente necesarios para poder completar la renovación o expedición del DNI son muy inferiores cuando se trata del pasaporte. Por lo que aquellos que tengan urgencia por obtener el carné para poder viajar siempre pueden recurrir a este segundo documento, que es válido en todo el mundo, mientras que el DNI solo se puede utilizar en los países miembros de la Unión Europea.

En todas las comisarías de la provincia, menos en la de Carballo, la primera cita para poder obtener el pasaporte era para hoy, siempre teniendo en cuenta que cuando se hizo la consulta en la página web de la Dirección General de la Policía (www.citapreviadnie.es) fue el sábado. Como las oficinas están cerradas los fines de semana, en la práctica, no existe lista de espera para tramitar este documento, que se puede obtener de un día para otro.

En la capital de la comarca de Bergantiños la espera no es mucho mayor, ya que el pasado sábado la plataforma digital de la DGP daba la primera cita para mañana. Esta es una situación que se repite en el conjunto de la comunidad autónoma gallega, ya que en las comisarías y oficinas de expedición de las otras provincias también la primera cita era para hoy mismo. En todas, salvo en Vigo, que también tenía la vez más cercana para mañana, y en Pontevedra, en cuyo caso era para el miércoles.

En Lugo y Viveiro solo hay que esperar dos días, por los 61 de Marín y los 60 de Salvaterra do Miño

Si en la provincia de A Coruña hay que esperar una media de 27 días para poder tramitar el Documento Nacional de Identidad (DNI), en la de Pontevedra ese tiempo se prolonga hasta los 34. Nuevamente, son las ciudades las que con menos retraso atienden, ya que en Vigo son solo cuatro días, por los ocho de Vilagarcía y los 18 de Pontevedra. Sin embargo, en las villas las oficinas de expedición están mucho más saturadas en estas fechas y los tiempos son sustancialmente mayores. En Lalín, la primera cita disponible es el 28 de este mes, es decir, 23 días de espera, mientras que en Tui son ya 53, 60 en Salvaterra do Miño y 61 en Marín, la mayor de Galicia en estos momentos.

La mejor, con mucho, es la provincia de Lugo, con una espera media de tan solo cuatro días. Son solo dos en la capital y en Viveiro, donde el pasado sábado daban citas para mañana. La espera se alarga un poco más en el caso de Monforte de Lemos, donde la plataforma electrónica de la DGP ofrecía como primera jornada para renovar el DNI el 13, lo que solo supone ocho días de plazo.

En Ourense, que solo tiene la oficina de la comisaría de la capital, la espera se alarga hasta los quince días, ya que la primera cita disponible es actualmente el día 20 de este mes.

Menos colas y puntualidad en la atención: solo esperan los que llegan pronto o demasiado tarde 

d. bernardo

Las largas colas que se formaban en el exterior de las comisarías gallegas para renovar el DNI y el pasaporte han ido desapareciendo poco a poco gracias a que las oficinas de expedición trabajan cada vez con mayor normalidad una vez levantado el estado de alarma. Esta semana, en la de Santiago solo esperaban fuera del edificio situado en la plaza de Rodrigo de Padrón los acompañantes de quienes iban a realizar algún trámite. El resto aguardaba dentro su turno de cita previa, sentados en bancos pero con algunos asientos precintados y separados por metro y medio, o de pie, respetando también la distancia de seguridad y con mascarilla puesta, ya que es obligatorio.

Los ciudadanos entraban y salían de las dependencias con fluidez e incluso hubo más de un caso en el que fueron atendidos antes de la hora que tenían fijada. Esa suerte tuvo José Luis Pita, que tenía cita para las 10.10 horas y pudo entrar a las diez en punto para renovar su DNI. También Eva Ares, que acudió a la oficina para renovar el carné de identidad de su hijo y que fue llamada unos diez minutos antes de su cita, casi en el mismo momento en el que entró al edificio.

Con esa fluidez en la atención al público, los únicos que tuvieron que esperar en la comisaría compostelana fueron los que, por despiste o impuntualidad, llegaron más tarde de la hora que tenían estipulada, o aquellos que, de tan precavidos, hicieron acto de presencia demasiado pronto.

Eso fue lo que le sucedió a María Liñares, que esperaba fuera del edificio a las diez en punto con una cita para las 10.36 horas. Los agentes, en virtud del protocolo anti coronavirus, no le permitieron pasar y le indicaron que debía permanecer fuera cerca de 15 minutos hasta que pudiese ser atendida. En el polo opuesto se encontraba Luz M. Narváez, que esperaba en el exterior de la comisaría tras llegar quince minutos tarde a una cita para gestionar en la oficina de Extranjería los papeles de su padre, una persona mayor y dependiente.

Según explican en la comisaría local de Santiago, las colas en ese edificio solo se producen en momentos muy puntuales en los que los ciudadanos acuden con mucha antelación por el propio miedo de tener que hacer fila o, directamente, sin ninguna cita previa. Ahora, con el servicio funcionando casi con normalidad y sin el furor inicial, las colas han ido desapareciendo pese a que el verano es siempre época de mayor demanda de estos trámites.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La espera media para renovar el DNI en la provincia de A Coruña llega a los 27 días