El nuevo sistema de tráfico contará con apps para saber si hay párkings libres

La Voz SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

XOAN A. SOLER

Once empresas optan a instalar los bolardos de los 16 puntos de acceso del casco viejo

04 jul 2020 . Actualizado a las 23:11 h.

Los compostelanos y sus visitantes podrán conocer el estado del tráfico y la disponibilidad de aparcamiento en el centro de la ciudad a través de aplicaciones para móviles, lo que les facilitará la toma de decisiones individuales a la hora de programar su movilidad dentro del casco urbano. Aunque el próximo año habrá nuevos paneles informativos para guiar el tráfico hacia las alternativas de aparcamiento disponibles, en función del estado del tránsito rodado, el sistema de control y supervisión del tráfico que el Concello contratará en breve deberá incorporar un software que permita el aporte de datos a la web municipal de tráfico, pero también la conexión con apps y navegadores inteligentes que orienten a los conductores hacia las áreas de estacionamiento disponibles.

Esa es una más de las herramientas de gestión de la movilidad que el Ayuntamiento introducirá en el 2021 y que van vinculadas a la instalación de dichos paneles, de nuevos bolardos en los accesos al casco viejo y al plan para cuatro zonas de ese ámbito sobre cuya disponibilidad de estacionamiento en la vía pública se ofrecerá información a través de esos mismos canales. La dotación de los bolardos, los paneles y los sensores que identificarán la disponibilidad de espacio libre en dichas calles están ahora mismo en proceso de licitación por un monto económico que supera el millón de euros y al que han concurrido once empresas.

En ambos casos, ese suministro se demanda con el hardware y el software correspondientes. El software habrá de ser compatible con los programas que se implementen el próximo año a través de la compra pública innovadora que convocará el Ayuntamiento al amparo del Smartiago para aplicar un sistema de movilidad inteligente y sostenible en el casco viejo y su entorno. Las apps se desarrollarán en esa segunda fase. Mientras, se irán renovando los elementos físicos que habrán de dar soporte a ese nuevo programa de gestión de la movilidad con iniciativas innovadores y adaptados a las necesidades específicas del casco viejo, pero con alcance hasta los accesos de la ciudad, para limitar la presión que genera sobre este el tráfico que de antemano ya sabrá que carece de oferta para estacionar en el centro, si fuese el caso.