La demanda de los estudiantes saca al mercado del alquiler de su letargo

El sector señala que las dudas sobre la docencia presencial perjudican su actividad


santiago / la voz

Por menos de 250 euros no es posible encontrar en Santiago un piso para el próximo curso universitario. Tal vez, solo uno compartido, y sin muchas exigencias de calidad. Esta es la respuesta más escuchada estos días por las familias que llaman a las agencias inmobiliarias para intentar arañar unos euros a la factura de la estancia de su hijo en Santiago durante el curso 2020-2021. Desde hace quince días, en las inmobiliarias se están centrando en la recogida de las llaves de los pisos de universitarios que no fueron devueltos en marzo, cuando se suspendieron las clases presenciales por el covid-19. Aunque el mayor movimiento se espera a partir del miércoles, en las agencias indican que los estudiantes están buscando mejores moradas y, sobre todo, mejor precio.

En la agencia Andrade reciben consultas de familias que prefieren zanjar la búsqueda ahora, porque más adelante «se complica al llegar más estudiantes, sobre todo los del primer curso». Los más madrugadores pueden encontrar más opciones, aunque reconocen que la oferta actualmente es superior a la demanda. En Best House esperan que la mayoría de los estudiantes comiencen a llegar a partir de la primera semana de julio. Confían en que la Universidade aclare definitivamente si las clases serán todas presenciales, para que active el mercado. En Terra Stellae están seguros de que en julio, cuando se desplazarán a Santiago los estudiantes del primer curso, se moverá el mercado como siempre. Por ahora, la actividad se centra en la recogida de llaves de los que dejan sus pisos.

Aunque las clases se suspendieron en marzo, algunos universitarios optaron por quedarse en el piso para estudiar y seguir las clases on line desde Santiago. En unos casos, pasaron el confinamiento en Compostela para proteger a familiares de mayor edad y, en otros, porque carecen de buena conexión para desplazarse a sus casas familiares.

Rafael Rey, de Rey Xestión, cree que la incertidumbre acerca de si las clases serán totalmente presenciales, virtuales o mixtas dificulta que el mercado arranque con total normalidad. Aunque todo parece apuntar a que el curso comenzará con clases presenciales, los estudiantes podrían estar retrasando sus visitas a las inmobiliarias, lo que perjudica al sector. Rey cree que, cuando la USC haga el anuncio, se moverán rápido, porque las mejores ofertas siempre quedan ocupadas en las primeras semanas de julio.

Las zonas preferidas no han variado mucho en los últimos años. Todo depende de la ubicación de la facultad. Los del Campus Sur buscan piso en el Ensanche, Conxo y Santa Marta; mientras que los del Campus Norte se inclinan por Pelamios, Vista Alegre y Galeras, pero también hay estudiantes en Sar y el casco histórico.

Otras zonas de la ciudad en las que está creciendo el mercado de alquiler para estudiantes es el entorno de San Caetano, y las calles como Basquiños y Teo tienen cada vez más presencia de pisos de universitarios.

300 €

Pelamios

Apartamento de 30 metros cuadrados, amueblado.

370 €

Ensanche

Piso de 40 metros cuadrados, en Doutor Teixeiro.

400 €

Galeras

Apartamento de 40 metros cuadrados, de octubre a marzo.

Una habitación compartida en un piso en Santa Marta por 250 euros al mes

Localizar el piso perfecto para el próximo curso universitario mantendrá ocupados a numerosos jóvenes durante las próximas semanas y, sin duda, les generará ansiedad hasta que logren encontrar el que se adapte mejor al presupuesto familiar y que, al mismo tiempo, reúna unas mínimas condiciones dignas de habitabilidad. Entre las ofertas lanzadas estos días en las plataformas más visitadas por los estudiantes figura una habitación compartida en un piso de la calle Santa Marta por el que habrá que pagar 250 euros al mes. En Pelamios, una de las zonas de la ciudad con más oferta de alquiler para estudiantes, por un estudio de 30 metros cuadrados habrá que pagar 300 euros. Otro de 40 metros cuadrados en Doutor Teixeiro se oferta a 370 euros. En San Caetano está disponible un piso de 71 metros cuadrados por 400 euros al mes, y otro de 55, por 450 euros. La diferencia es la antigüedad del inmueble. En Sar, un apartamento de 35 metros cuadrados cuesta 425 euros. En la calle Galeras, se ofertan un piso de 40 metros cuadrados por 400 euros, aunque solo está disponible de octubre a marzo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La demanda de los estudiantes saca al mercado del alquiler de su letargo