El cierre de los carriles centrales complica el tráfico en horas punta en la avenida de Lugo

La Xunta aprovecha que la circulación es ahora menos densa para ejecutar las obras en esa zona y solo deja abierta la vía de servicio


santiago / la voz

Elías Feijoo: «A ’camiñización’ opaca a realidade universitaria e cultural de Santiago»

La imagen de los cuatro carriles centrales de la avenida de Lugo cortados al tráfico y solo disponibles los de la vía de servicio -uno en cada sentido- estaba reservada para el verano, aprovechando que, en vacaciones, sin colegios y con menos trabajadores yendo y viniendo cada día de la Xunta, la densidad del tráfico siempre se reduce sustancialmente. Pero el coronavirus todo lo cambia y también lo ha hecho con uno de los grandes proyectos de la Xunta en Santiago: la mejora de los accesos de todos los tramos del Camino, entre ellos, el Francés, que entra en la ciudad por este punto.

El parón en los trabajos que impusieron las semanas más duras del confinamiento total decretado durante la pandemia ha retrasado el proyecto y la Xunta quiere ahora recuperar el tiempo perdido, acortar los plazos y mantener la fecha prevista para la finalización de las obras, que sigue fijada a principios del año que viene, el 2021, cuando Santiago y toda Galicia celebrarán un Xacobeo que es especial por muy esperado y por las expectativas de promoción que tanto la ciudad como la comunidad autónoma tienen puestas en él.

Aprovechando que el tráfico, aunque se ha recuperado notablemente, sigue siendo inferior al habitual porque no hay colegios y aún hay trabajadores que siguen haciendo teletrabajo, la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade se ha decidido a dar el paso y ha cortado al tráfico los carriles centrales de la avenida de Lugo. Ahora ya solo hay uno por cada sentido en Rodríguez de Viguri, en el tramo desde la rotonda de Monte dos Postes hasta Concheiros, donde ahora hay que desviarse por la vía de servicio hasta llegar a la otra nueva rotonda, la que está a la altura de la Cruz Roja, donde la vía vuelve a ser accesible por completo.

Evidentemente, la medida ha tenido como consecuencia inmediata que el tráfico fluya con mayor dificultad por Concheiros y la avenida de Lugo y que incluso se produzcan retenciones y atascos en momentos puntuales, especialmente coincidiendo con la entrada y salida de los trabajadores de la sede central de la Xunta, en San Caetano, ya que muchos utilizan este itinerario. Unas molestias que la Xunta entiende que valen la pena porque permitirán terminar a tiempo las obras.

Itinerarios alternativos para llevar los coches hacia San Lázaro

Desde que se pusieron en marcha las obras de Concheiros, que convertirán esta plaza hoy desangelada en una semipeatonal acorde con ser una de las puertas de entrada del Camino en Santiago, la Xunta habilitó itinerarios alternativos debidamente señalizados con el fin de canalizar el tráfico hacia San Lázaro a través de la calle Monte dos Postes y de la avenida del Camino Francés.

En un primer momento, los atascos que se formaban coincidiendo con la entrada y salida de los trabajadores de la Xunta en San Caetano animó a muchos a utilizar esos itinerarios alternativos, que permiten acceder a la SC-20 o a la AP-9 sin tener que pasar por la avenida de Lugo. Supone dar un rodeo, pero merecía la pena para escapar de las retenciones.

El panorama ha cambiado mucho por el coronavirus. Es cierto que, en las últimas semanas, el tráfico ha recuperado buena parte de los flujos perdidos, pero aún está lejos del que había antes de la crisis. Por ello, ahora son pocos los conductores que optan por evitar Concheiros dando un rodeo por San Lázaro, lo que supone que haya mayor presión sobre la avenida de Lugo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El cierre de los carriles centrales complica el tráfico en horas punta en la avenida de Lugo