Las aclaraciones de Raxoi sobre las terrazas no calman a los hosteleros

Publica un mapa de espacios autorizados que elimina muchas mesas en Porta Faxeira


santiago / la voz

Una instrucción aclaratoria firmada ayer por el alcalde fue la solución encontrada por el gobierno municipal para poner fin a la polémica suscitada con el sector por las interpretaciones hechas por el departamento de la concejala Mercedes Rosón del decreto de terrazas del pasado viernes. Esas aclaraciones llegaron acompañadas, además, de la publicación de un mapa virtual en la web del Concello en el que cada hostelero puede consultar cuántas mesas podrá instalar durante las fases 1 y 2 de la desescalada y cómo deberá situarlas. Pero estos pasos del gobierno municipal tampoco han conseguido aplacar al sector, que achaca a la instrucción aclaratoria las mismas debilidades que al texto inicial: «Restritiva e arbitraria».

El primer documento venía a prohibir en la práctica la instalación de terrazas en la mayor parte de la ciudad. El alcalde justificó ayer la necesidad de aclarar las «dubidas interpretativas ou interpretacións nalgúns casos bastante collidas polos pelos». Señaló que «para evitar dúbidas, hoxe saíu unha instrucción que desenvolve o decreto da semana pasada, clarificando temas nos que a Asociación de Hostelería plantexou dúbidas interpretativas».

Así, el texto establece, para que no queden dudas, que solo se podrán poner el 50 % de las mesas que tenía cada establecimiento en la autorización vigente del 2019, y deja claro el espacio que deberá ocupar cada unidad en función del número de asientos. De este modo, las mesas de dos sillas ocuparán 1,60 por 0,80 metros; y las de cuatro sillas, 1,20 por 1,80 metros. Se autoriza la colocación de mesas altas (que se pueden sustituir por barriles) con cuatro banquetas en un espacio de 1,20 por 1,20 metros; y mesas altas con dos sillas en 1,20 por 0,60 metros. Se podrán agrupar mesas, pero nunca poner más sillas de las autorizadas. Para sentarse seis personas se unirán una de cuatro plazas y otra de dos; y para el máximo permitido, 10 personas, el hostelero deberá unir dos mesas de cuatro y una de dos. Con esto se quiere garantizar que las personas que se sienten en esos espacios no pueden ampliar la zona ocupada y, si lo hacen, la instrucción dice que es el hostelero el que tendrá que vigilar que no ocurra y el que deberá instar al cliente a evitar situaciones prohibidas. «É obvio que nunha mesa de catro persoas non pode haber nove, porque non hai distancia de seguridade», advirtió Bugallo.

También se quiere arrojar luz sobre las terrazas en un espacio privado interior al aire libre. El Concello aclara que se permitirían solo las que tengan acceso directo a la vía pública. Pero en la plaza de Europa, donde hay varias terrazas, siguen sin tener clara su situación. Hostelería Compostela considera que deberían poder colocarse las terrazas al estar al aire libre y accederse desde el exterior y, en algunos casos, desde el portal de los edificios. Pero en el mapa colgado en la web no se dibuja ninguna mesa en esa zona. Y en Porta Faxeira, otro punto conflictivo, se reduce el número de mesas y se quitan algunas de las fachadas.

El sector objeta que el documento indica que se debe respetar un área peatonal de dos metros de ancho mínimo, «deixando ao criterio arbitrario do Concello cal será o máximo».

Hostelería dice que la interpretación de la norma no respeta lo acordado en las reuniones

Aunque Hostelería Compostela valoró inicialmente como positiva lo que describió como una «enmenda á interpretación de Urbanismo» sobre el decreto de la alcaldía, el análisis de su contenido deparó nuevas críticas. Ramón García Seara, gerente de la entidad, consideró que la interpretación de Urbanismo «impedía practicamente o establecemento de terrazas» en toda la ciudad, y defendió que la postura de ese departamento a lo largo de la semana dejó al sector en una situación muy preocupante. Pero abundan en que la normativa municipal sigue siendo «moi restritiva». Para Lois Lópes, portavoz de Hostelería Compostela, queda sin resolver por qué no se puede poner una mesa más, cuando se agrupan mesas y queda espacio libre en el que se guarda igualmente la distancia de seguridad. En cuanto al mapa publicado, creen que Raxoi debe notificar los cambios que se dictan para cuatro meses. Entiende el sector que el gobierno local aprovecha para «poñer en marcha o seui modelo de cidade contrario ao servizo que dan as terrazas».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las aclaraciones de Raxoi sobre las terrazas no calman a los hosteleros