Desfase generalizado en el primer día de terraceo en Santiago: La Policía Local inspeccionó 60 locales

El Concello pide prudencia a hosteleros y clientes para no truncar la desescalada

Pese a que la mayoría de los establecimientos cumplieron con las distancias, como se aprecia en la imagen, la afluencia de clientes hacía difícil a veces seguir las normas
Pese a que la mayoría de los establecimientos cumplieron con las distancias, como se aprecia en la imagen, la afluencia de clientes hacía difícil a veces seguir las normas

Santiago

Era el primer día tras dos meses de confinamiento, hacía sol y había muchas ganas de recuperar parte de la normalidad que nos ha robado la pandemia del coronavirus, pero la realidad es que la reapertura de las terrazas en Santiago, como en muchas otras ciudades españolas, fue un auténtico «desfase», en palabras del concejal de Seguridade Cidadá, Gonzalo Muíños. El edil no oculta su malestar por una situación que, advierte, «puede dar al traste con todo lo logrado hasta ahora, porque si repuntan los contagios porque la gente no cumple las normas, será peor, porque obligaría a volver al cerrar negocios y pondría en peligro la desescalada que hemos iniciado».

La Policía Local tuvo mucho trabajo, ya que hizo inspecciones en sesenta de los locales que abrieron sus terrazas. Y se desplegó por toda la ciudad, desde el Ensanche y la zona monumental hasta la avenida de Ferrol o el polígono industrial del Tambre. Lo que se encontraron los agentes fue un incumplimiento generalizado de las condiciones con las que se ha permitido la apertura de las terrazas de los bares y restaurantes, con unas restricciones que el lunes no se cumplieron en una gran mayoría de los casos.

En la zona del Ensanche, el incumplimiento que más se encontró la Policía Local fue que no se respetaba la distancia de seguridad que se ha establecido entre mesas en las terrazas, que es de dos metros. Con esta norma impuesta desde el Gobierno central, se pretende que los clientes mantengan la necesaria distancia social y evitar que grupos distintos entren en contacto cercano, lo que facilita la transmisión del virus.

En la zona monumental, por su parte, la mayor parte de los locales que se saltaron las normas de la desescalada no respetaron la limitación de aforo que se ha establecido, que es del 50 % del habitual. Inicialmente, el Gobierno fijó el 30 %, pero rectificó tras la protesta generalizada del sector de la hostelería, que advirtió que de ese modo la reapertura de sus negocios no sería económicamente viable.

El problema es que las escenas de aglomeración de personas en las terrazas fueron frecuentes en muchos puntos de la ciudad. Por ser el primer día, la Policía Local optó por hacer advertencias a los hosteleros para que pusieran fin a los incumplimientos, aunque no se han impuesto sanciones a la espera de que en los próximos días la situación se corrija. «Hacemos un nuevo llamamiento a los compostelanos para que no olviden que para poder dejar atrás la pandemia del coronavirus es necesario que todos sigamos concienciados y que se cumplan las normas. De no hacerlo, será peor para todos, porque podríamos volver a la casilla de salida y eso sería un golpe durísimo para la economía», advierte Muíños.

El concejal tenía concertada desde hacía días una reunión para la tarde de ayer con el sector de la hostelería compostelana para tratar otros asuntos pero, visto lo que ocurrió el lunes, aprovechó el encuentro para pedir responsabilidad y control estricto en el cumplimiento de las normas a los dueños de los locales que han decidido volver a montar sus terrazas.

La Policía Local tiene asignado seguir vigilando muy de cerca que se cumplen las restricciones impuestas en el plan de desescalada para la apertura de las terrazas de locales de hostelería. Y si en los próximos días no se corrigen los desmanes vistos en la primera jornada, los agentes tienen orden de comenzar a multar a todos aquellos que incumplan de forma reiterada. «Esta es una cuestión de responsabilidad por parte de los dueños de las terrazas y de sentido común por parte de los vecinos. Todos debemos seguir las normas e indicaciones para evitar un rebrote de contagios», señala el concejal de Seguridade Cidadá.

El temor que no es exagerado. No en vano, en Corea del Sur y Alemania, dos países que tuvieron mucho éxito a la hora de controlar la expansión del coronavirus y eso les permitió iniciar la desescalada hace algunos días, los casos han vuelto a repuntar. En el resto de España, escenas como las vistas en Santiago el pasado lunes fueron una constante, de ahí que ciudades como A Coruña ya hayan lanzado la advertencia de que multarán a los locales que incumplan las normas y que incluso podrían llegar a cerrarlos. Todas estas cuestiones fueron abordadas ayer en una reunión de fuerzas policiales en la subdelegación del Gobierno a la que asistió el jefe de la Policía Local de Santiago, José Ramón Silva.

Del grave incumplimiento en un bar de la calle de A Conga al máximo respeto en San Lázaro

Aunque la primera jornada de reapertura de las terrazas de locales de hostelería se caracterizó por el incumplimiento de las normas que fija el plan de desescalada, no a todas las situaciones con las que tuvo que enfrentarse la Policía Local de Santiago fueron iguales. Una de las situaciones más graves se dio en un bar de la calle de A Conga, en el que los agentes llegaron a contar cerca de sesenta personas, por lo que se superaba el aforo máximo permitido y tampoco se estaban respetando las distancias de seguridad ni entre mesas ni entre los clientes. No ha trascendido el nombre de este local, que en todo caso no es el Martingala, pues está cerrado debido al estado de alarma.

La situación opuesta fue la zona de San Lázaro, donde todos los locales cumplieron a rajatabla las normas. Las mesas en las terrazas estaban separadas un mínimo de dos metros unas de otras y no se superaba el aforo, que es la mitad del que tenían los bares antes de la pandemia. Por supuesto, también todos los camareros portaban mascarilla, algo que sí que se respetó, en casi todos los casos, en la ciudad.

El concejal de Seguridade Cidadá, Gonzalo Muíños, agradece el comportamiento que tuvieron los hosteleros de San Lázaro e insiste en que este es el único camino posible para ir recuperando poco a poco la normalidad y la actividad económica.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Desfase generalizado en el primer día de terraceo en Santiago: La Policía Local inspeccionó 60 locales