Santiago es la ciudad gallega con más impacto de la crisis en el empleo

Registró la mayor subida de la tasa de paro respecto a hace un año, un total de 3,2 puntos, según los datos de la EPA

Javier Rodríguez, con la tienda Core Surfing, asegura que tiene que resistir con el negocio porque ya ha adquirido mercancía para el año que viene
Javier Rodríguez, con la tienda Core Surfing, asegura que tiene que resistir con el negocio porque ya ha adquirido mercancía para el año que viene

santiago / la voz

Santiago podía presumir hace un año de ser la ciudad gallega con una menor tasa de paro. Solo el 5,2 % de su población estaba en situación de búsqueda de empleo. Sin embargo, los datos publicados ayer de la Encuesta de Poboación Activa (EPA) referentes al cierre del primer trimestre, con solo quince días de incidencia de la crisis sanitaria, recogen una subida de 3,6 puntos en este porcentaje, la mayor de todas las siete principales urbes, hasta situarse en el 8,8 %. Ahora, Lugo es la que menor porcentaje de su población activa tiene demandando un puesto de trabajo, con el 8 %. El resto ya se sitúan por encima del 10 %, con Ferrol a la cabeza en este final del primer trimestre, con una tasa de paro del 18,3 %. Con respecto al cierre de 2019, en Compostela subió en 0,1 puntos, pero la comparativa interanual permite valorar períodos análogos, con similares características en cuanto al comportamiento de los sectores.

Si la tasa de parados crece, el proceso inverso sufre la tasa de ocupación, que disminuye. El año pasado en Santiago, el 58,1 % de su población activa realizaba un trabajo por cuenta propia o ajena, frente al 55,4 % que se produce en el inicio del 2020. La ciudad compostelana también cede el liderato en este parámetro a Lugo.

Otro de los valores de la EPA publicada ayer por el Instituto Galego de Estatística (IGE) donde se puede ver el impacto del coronavirus es en la caída del número de emprendedores. En Santiago, el primer trimestre se cierra con 7.400 empresarios (con o sin empleados) o trabajadores independientes, lo que supone una caída de 1.400 respecto a las mismas fechas del 2019 y medio millar menos que en diciembre. También en este parámetro es la ciudad gallega que mayor población ocupada perdió, igualada con A Coruña. Pero hay ciudades que consiguen elevar ligeramente el número de empresarios respecto al año pasado, como es el caso de Vigo y Ferrol.

En el caso de los asalariados del sector privado, hay un incremento de 1.200 personas respecto a los datos de hace un año. En este parámetro el efecto del coronavirus puede atisbarse en el descenso respecto a los datos de finales de diciembre. El informe de la EPA publicado ayer recoge 25.900 asalariados en el ámbito privado, lo que representa 2.200 menos que tres meses antes. Donde creció el empleo en Santiago fue en el sector público.

Javier Rodríguez, con la tienda Core Surfing, asegura que tiene que resistir con el negocio porque ya ha adquirido mercancía para el año que viene
Javier Rodríguez, con la tienda Core Surfing, asegura que tiene que resistir con el negocio porque ya ha adquirido mercancía para el año que viene

«Aguantarei como poida o negocio, o peor será tamén en 6 meses ou un ano»

Las puertas de su tienda ligada a los productos de surf, Core Surfing, están cerradas desde el día antes de la orden. Tomó la decisión por responsabilidad ante las noticias de la expansión del coronavirus y evitar contagios. Ahora, casi 50 jornadas después, Javier Rodríguez Ferreira, ve el futuro «negro-escuro». Ya ha tenido que realizar las compras para la próxima temporada -«neste sector témolas que facer cun ano vista»- y, además, lo de esta campaña «está todo pagado e sen vender»: ropa, accesorios, tablas de surf... El único alivio llegó desde los propietarios del bajo, que le llamaron para decirle que le perdonaban el alquiler de abril, lo que agradece. Hace 11 meses que tiene su tienda en el local, después de cinco años o en Santiago de Chile. En el establecimiento realizó una reforma importante, así que «aguantarei como poida, todo isto hai que pagalo. Non sabemos o que vai pasar, porque a roupa non é esencial e o peor será tamén dentro de seis meses ou un ano, cando as empresas teñan que pechar e a xente xa non teña cartos». Y en ese «aguantarei», Javier Rodríguez, de 36 años, que estudió para director de hotel y trabajó la hostelería, incluye, si es necesario, incluso reorientar el negocio: «Teño unha reforma e que pagar, e hai que facturar como sexa». Precisamente, por este motivo descartó los créditos ICO, «ao final, hai que pagalo». Para él, más que abrir, lo importante es que la gente se encuentre con confianza para ir a comprar. En ese sentido, lamenta la falta de directrices sobre cómo actuar. Indica, por ejemplo, las dificultades que tendría para una tienda como la de ellos tener 48 horas en el almacén la ropa que se pruebe la gente. No ha tenido que recurrir al ERTE porque el único empleado era a media jornada y era un trabajo complementario por día. Eso sí, el lunes del cierre iba a contratar a otro y se siente obligado a incorporarlo cuando vuelva a reabrir sus puertas. Ahora, también ha reactivado la página web, se queja de que las grandes marcas le hacen competencia ofreciendo descuentos de los productos, algo con lo que no pueden competir. Pero si algo tiene claro Javier Rodríguez es que luchará por continuar con su negocio a pesar de las dificultades a las que se enfrentan.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Santiago es la ciudad gallega con más impacto de la crisis en el empleo