David Ríos: «Los ordenadores están parados en el local y les hacen falta a los escolares»

La asociación vecinal de Vista Alegre, de la que es presidente, tiene un red de doce voluntarios al servicio de las emergencias


santiago / la voz

«Hay mucha gente que llama y se ofrece para ayudar a las personas que viven solas, que son mayores o que tienen un discapacidad que les impide salir a la calle. Ahora mismo no podemos incorporar a más gente, porque queremos tener muy controladas las medidas de seguridad para movernos por el barrio y no poner en peligro a nadie», explica David Ríos Martínez, presidente de la Asociación de Veciños Álvaro Cunqueiro de Vista Alegre. Desde que comenzó el confinamiento, «incluso antes de que anunciaran que era mejor quedarse en casa, empezamos a pensar en cómo ayudar a los vecinos. Lo que más nos preocupa son nuestros mayores, pero también los niños».

En el local social del barrio, ahora cerrado a cal y canto, hay un aula de informática que está parada. «¿De qué sirven allí los ordenadores? Muchos niños que no los tienen en casa suelen venir al local para hacer deberes o buscar documentación, así que dónde van a estar mejor que en la casa de los niños y de los jóvenes». David, auxiliado por personas que controlan el tema informático, cedió ocho equipos, «que son desinfectados en el local y que se vuelven a limpiar en la casa». Explica que, aunque en algunas viviendas no tenían conexión a Internet, «la solidaridad de la gente es total». «Hay personas que están compartiendo su wifi para que los niños puedan trabajar. Nosotros solo somos un medio. La gente en Vista Alegre es increíble», ensalza. Y aún quedan equipos para otras cesiones.

La labor altruista de los doce voluntarios del colectivo Álvaro Cunqueiro se anunció en el Facebook de la Asociación. «Pero como mucha gente, sobre todo los mayores, no tienen acceso a las redes, pusimos carteles por el barrio. Cada día, tres o cuatro personas nos llaman, por ejemplo, para preguntar por teléfonos del Concello o de la Xunta», señala. Considera que el tejido vecinal presta más ayuda, porque «estamos a pie de barrio, y conocemos mejor las necesidades. Además, la gente nos conoce y confía en nosotros». Una de las medidas de seguridad impuesta para ellos mismos es que los doce voluntarios procuran contactar por skype para evitar el contacto, en la medida de lo posible.

Durante los diez primeros días de confinamiento los voluntarios de Viste Alegre atendieron a catorce personas, a las que les hicieron la compra de alimentos y productos básicos. «Esta mañana [por ayer] llevaré un equipo informático a una casa. Y tengo que apurar, porque luego iré a hacerle la compra a otra persona». Así transcurre el día a día de David, que asegura sentir «una gran satisfacción cuando le das una solución a una persona. Lo mejor es que no estoy solo. Hay doce más que aportan cada uno lo suyo. Vista Alegre es un barrio solidario», recalca.

En esta red de generosidad también se incluye el servicio de peluquería, porque algunas personas mayores tienen dificultades de movilidad y precisan ayuda para lavarse el pelo. Por ahora cuatro personas se han beneficiado de ese servicio, que se hace a domicilio. Otra actividad rutinaria que los mayores del barrio venían haciendo con total normalidad, pero que en el actual estado de alarma se ha convertido en una «tarea de riesgo» para ese colectivo, es bajar al perro a la calle. «Nosotros lo asumimos, porque lo importante es que nuestros mayores estén protegidos, y no siempre tienen familia cerca». Hasta bajar la basura al contenedor puede ser un peligro.

Junto a las tareas del día, David, sus compañeros de la directiva y los voluntarios coinciden en resaltar que uno de los aspectos de su labor que más agradecen los mayores es poder hablar un rato. «Eso no supone ningún esfuerzo, pero sí mucho alivio».

El protagonista. David Ríos Martínez es el presidente de la Asociación de Veciños Álvaro Cunqueiro, de Vista Alegre. Tanto él como toda su directiva se pusieron a disposición de los vecinos para echar una mano en diversas actividades del día a día. Los que necesiten ayuda pueden contactar en el teléfono 604 020 206.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

David Ríos: «Los ordenadores están parados en el local y les hacen falta a los escolares»