Las obras principales siguen en marcha, excepto en Concheiros

La Voz SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Sandra Alonso

El desplome del tráfico minimiza el impacto de los trabajos

24 mar 2020 . Actualizado a las 02:11 h.

El estado de alarma decretado por la pandemia del coronavirus está teniendo una incidencia mínima en las principales obras públicas que están en marcha en la ciudad. Los trabajos continúan en los dos proyectos más relevantes, la restauración de la Catedral y la nueva estación intermodal. También avanza la reforma de los tramos urbanos del Camino, donde la excepción más significativa corresponde al nudo de Concheiros con la avenida de Lugo, cuyas obras han quedado frenadas apenas dos semanas después de su inicio.

Si bien esta es la actuación que estaba condicionando en mayor medida el tráfico, que se ha visto reducido a un único carril por sentido en el tramo de la avenida de Lugo más próximo al cruce de Concheiros, el desplome en la circulación como consecuencia del confinamiento por el virus ha acabado minimizando su impacto. Aunque precisamente esa caída drástica del tráfico también es un factor que podría contribuir a agilizar los trabajos. El principal problema para las empresas adjudicatarias de las obras está en el cierre de bares y restaurantes, que complica el almuerzo de los operarios. Por este motivo, en las obras que dependen del Concello, como las que se ejecutan en Castrón Douro, están trabajando en un único turno.

Sí siguen su curso los proyectos en marcha en los accesos urbanos del Camino por el Monte do Gozo, San Lázaro y el polígono del Tambre, todos ellos con un plazo de ejecución de 12 meses. Los del Monte do Gozo afectan a la capilla y su entorno, y a la bajada hacia el cruce con la N-634, donde una rampa sustituirá a la vieja escalinata y un voladizo acabará con el deteriorado paso sobre la vía férrea. Esas obras en la entrada del Camino Francés en la ciudad tienen continuidad en San Lázaro, donde hace unas semanas comenzó la construcción de una senda específica para peregrinos en dirección al centro urbano. Más avanzados están los trabajos en el polígono del Tambre, que consisten en habilitar una calzada para peregrinos y nuevas zonas de aparcamiento para compensar las plazas que se pierden.

Los operarios regresan a Conxo

Tras unos días de parón, la adjudicataria de la reforma e integración paisajística de la entrada del Camino Portugués por Conxo comunicó la semana pasada a la Xunta que hoy retomará las obras. El proyecto dispone de un plazo de ejecución de nueve meses y se ejecuta en dos fases. La primera se centra en las rúas Benéfica, Torrente y plaza de la Iglesia. Y la segunda, en el tramo previo a la variante, en Volta do Castro.