La USC renueva su equipo rectoral, del que se da de baja Victoria Otero

Susana Luaña Louzao
susana luaña SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

SANDRA ALONSO

Antonio López se hará cargo de la comunicación y crea nuevas áreas de gobierno

10 mar 2020 . Actualizado a las 22:40 h.

Casi en el ecuador de su mandato, el rector de la Universidade de Santiago, Antonio López, emprendió una remodelación de su gobierno que pasa por la creación del área de Captación Internacional y de una nueva vicerrectoría de Calidade, además de asumir él mismo la comunicación institucional desde el recientemente creado Gabinete do Reitor. Los cambios implican la baja de la hasta ahora vicerrectora de Titulacións, Victoria Otero, cargo que pasará a ostentar la exdecana de Filoloxía María José López Couso, que se hará cargo también de Captación Internacional. La vicerrectoría de Calidade la asumirá el ex vicedecano de Odontoloxía en la Facultade de Medicina, Jacobo Limeres.

El rector enmarcó los cambios en la necesidad de reforzar ciertas áreas «para consolidar e impulsar o liderado da USC en Galicia e a nivel internacional». Las nuevas incorporaciones y la reestructuración tienen como objetivo «impulsar áreas estratéxicas» que en los próximos años afrontarán «desafíos» determinantes, como «o deseño e a implantación dunha oferta de titulacións que dea resposta ás demandas da sociedade actual e as que corresponden ao ámbito da calidade», indica la USC. A todo ello se suma la necesidad de «afrontar un futuro a curto prazo complexo e desafiante que inclúe a negociación dun novo Plan de Financiamento coa Xunta de Galicia e que debe levar á USC a definir e asentar o seu liderado baseado tamén na transparencia e rendición de contas á sociedade galega, á que se debe».

Los cambios implican la baja de Victoria Otero, una de las piezas clave del equipo de gobierno que, en junio del 2018, sustituyó al que hasta entonces encabezaba Juan Viaño, y uno de los principales apoyos de Antonio López en la campaña que lo llevó a la rectoría de la USC. La que fue decana de Matemáticas y una de las figuras más destacadas en su ámbito, presentó su dimisión por motivos personales, desilusionada por algunas desavenencias en el equipo directivo, en el que ya no se encontraba cómoda. Otero Espinar, que llevaba muchos años en la gestión, opta ahora por centrarse en su especialidad ante nuevos retos en el campo de la matemática a los que no pudo dedicar el tiempo que quería por sus responsabilidades, primero en el decanato de la Facultade de Matemáticas y, después, en la vicerrectoría de Titulacións.