Fernando Almeida: «Me parece que mi padre no se lo creyó hasta que vio las fotos»

El defensa brasileño del Arzúa nunca se había puesto los guantes y aceptó esa responsabilidad en San Campio


Corría el minuto ochenta en San Campio cuando al portero del Arzúa, Raúl Marqueta, la sangre caliente le pasó una cara factura. Vio la tarjeta roja, en un lance en el que ya tenía el balón controlado. Penalti y expulsión, con los cambios agotados. El central Fernando Almeida, formado en la cantera del Santos en Brasil, se puso debajo de los palos y no pudo detener la pena máxima. Faltaban diez minutos más el tiempo añadido, en los que sí consiguió dejar su portería a cero. Solo salió a campo contrario para celebrar el gol de Iker Hurtado en la última jugada de la contienda, el que significó el empate y un punto que parecía imposible.

El protagonista fue el primer sorprendido al verse con los guantes puestos: «En mi vida había jugado de portero. En partido oficial, con toda seguridad. Y de niño, creo que tampoco. Era de los que escapaba cuando había que elegir uno».

Da otro dato que avala ese recordatorio: «Mi familia y mis amigos fliparon. Me parece que mi padre no se lo creyó hasta que vio las fotos. Al principio pensó que eso era mentira. ¿Cómo qué te pusiste de portero», me dijo».

Todavía no sabe muy bien por qué le tocó a él: «Decidió el míster. Supongo que al ir 1-1 y tener el Pontellas un penalti, lo lógico era escoger a un defensa. Salvo un milagro ellos iban a marcar y había que arriesgar para buscar el empate. Ninguno de los defensas teníamos ni idea. Lo primero que hice fue preguntarle a la árbitra cuánto quedaba. Me dijo que era el minuto 35. Tenía mucho miedo».

Le pareció una eternidad y recuerda un par de veces en las que tuvo que intervenir: «Hice una parada. El tipo remató, bastante cerca, un poco en diagonal, y metí el pie. Fue de reflejos. En otra, Caio me dio un pase atrás, se la piqué al delantero por encima del pie y salí jugando. La grada ya cantaba el gol. Fue una locura. Ahora me río pero, en el momento... Fue una bonita experiencia, pero espero que no se repita».

De la cantera del Santos

Fernando Almeida jugó ocho temporadas en las categorías inferiores en el Santos, en su país natal. Después fichó por un equipo de Tercera División en Austria y en el verano del 2018 realizó la pretemporada con el Ourense gracias a la mediación de su compatriota Murilo. No consiguió hacerse un hueco, pero le salió la posibilidad de firmar por la Sarriana, en Preferente. Allí coincidió con su actual entrenador, Alberto López, que fue quien le ofreció la posibilidad de recalar en O Viso. No lo dudó y se confiesa encantado en el equipo revelación de Tercera: «Está siendo una campaña espectacular. Nadie se lo esperaba. Hay mucho trabajo detrás y creo que esa es la clave. Lo estamos disfrutando mucho».

Hasta la fecha se han repartido los minutos en la portería Israel (ahora en el Rápido de Bouzas), Raúl Marqueta y Fernando Almeida. Salvo contratiempo durante la semana, el domingo, ante el Choco en O Viso, será el turno de Brais Midón, que llegó en el mercado de invierno y se apresta a debutar.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Fernando Almeida: «Me parece que mi padre no se lo creyó hasta que vio las fotos»