m. mosteiro
santiago / la voz

Primer día laborable desde que se modificó el tráfico en las avenidas de Lugo y Rodríguez de Viguri por las obras de Concheiros y el balance de la prueba puede darse por satisfactorio. Las retenciones se limitaron a las horas punta, coincidiendo con la entrada y salida de los centros de trabajo y, muy especialmente, de los miles que acuden cada día a la sede central de la Xunta, en San Caetano.

El peor momento se produjo a primera hora de la mañana, con un atasco importante que, sin embargo, tuvo una duración limitada en el tiempo. Sin duda, ha tenido un efecto positivo el conocimiento que ya tienen muchos conductores de los cambios de tráfico gracias a que ya hacía dos días que en la vía estaban colocadas las barreras viales para configurar de forma provisional la futura mediana rebasable en la avenida de Lugo y las dos nuevas glorietas a la altura de las calles Monte dos Postes y Londres.

Tras esa primera retención, también se registraron problemas por alta densidad del tráfico a la hora de entrada en los colegios y sobre las 17 horas, por la salida de muchos empleados de la Xunta. Una situación que se reprodujo entre las 19.30 y las 20 horas, coincidiendo con la presencia en la vía de los muchos trabajadores que a esa hora dejan sus puestos en empresas del polígono del Tambre y utilizan Rodríguez de Viguri y la avenida de Lugo en su viaje de retorno a casa. Todo hay que decirlo, antes de la reforma por las obras de Concheiros, también se producían atascos a esas horas.

Por lo demás, las medidas parecen funcionar razonablemente bien, aunque la reducción a un único carril a la altura de las dos nuevas rotondas hace que la vía se congestione con mayor facilidad. No en vano, el carril de la izquierda en estos puntos queda casi vacío porque los conductores saben que si se sitúan en él luego tendrán problemas para pasar al derecho cuando se estrecha la calzada.

La existencia de las glorietas, ahora provisionales pero que forman parte del proyecto definitivo, da mayores posibilidades de movilidad, al permitir ahora el acceso a Monte dos Posten y la calle Londres desde Rodríguez de Viguri y la avenida de Lugo en sentido descendente, maniobras que antes estaban prohibidas.

Confusión en Fontiñas

Si los cambios de tráfico han funcionado bien en la avenida de Lugo, no puede decirse lo mismo en la zona de Fontiñas, donde los cambios de dirección en la calle Berlín, que es ahora solo de subida, y en la de Londres, por la que solo se puede circular en sentido bajada, provocaron ayer escenas de confusión porque la señalización no estaba colocada en su totalidad a primera hora de la mañana y no estaba muy claro cómo se debe acceder ahora al edificio de los juzgados. De hecho, la Policía Local, que estuvo destacada en la zona durante toda la jornada de ayer, tuvo que ayudar a más de un trabajador para indicarle por dónde debía pasar.

Uno de los puntos en los que hubo agentes del cuerpo municipal de forma permanente fue en el entronque entre la calle Berlín y el cruce de Concheiros. Y es que los cambios de tráfico que se han llevado a cabo por las obras hacen complicado el acceso desde esta vía, ya que los vehículos que vienen desde la avenida de Lugo y se encuentran con el semáforo cerrado ocupan toda la calzada en la intersección, lo que hace que los que acceden desde Área Central no tengan espacio para poder incorporarse.

El plazo para ejecutar el proyecto es de doce meses, pero el objetivo es acabarlo este año

El plazo de ejecución de las obras de mejora y remodelación del cruce de Concheiros es de doce meses. Es decir, que el límite es marzo del 2021. Sin embargo, en la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade se han marcado el objetivo de finalizar los trabajos este mismo año, adelantando su conclusión en unos tres meses.

Para ello, el plan que va a seguir el departamento que dirige Ethel Vázquez es el de aprovechar los meses de verano, en los que el flujo de tráfico desciende considerablemente por las vacaciones de muchos trabajadores, para acometer en ese tiempo el grueso de los trabajos y, en concreto, los que puedan implicar mayores problemas para la circulación en el eje que forman las avenidas de Lugo y Rodríguez de Viguri.

Alternativas

Además, ya se han señalizado posibles alternativas para que el tráfico se distribuya lo máximo posible entre otras vías. Una de ellas es el acceso desde San Lázaro y la avenida del Camiño Francés. Es una posible solución para aquellos que acceden desde la AP-9 norte o la autovía de Lavacolla, aunque esta vía ya soporta una alta intensidad de tráfico.

Otra posibilidad, válida para el tráfico proveniente tanto del norte como del sur, es utilizar el tramo de la circunvalación de la AP-9, salir en la Cidade da Cultura y, desde allí, a través de Fontes do Sar, acceder a Fontiñas con dos itinerarios posibles en dirección a la Xunta: la calle Berlín hasta Concheiros o las calles Lisboa y Monte dos Postes hasta la rotonda con el Camiño Francés.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los problemas en la avenida de Lugo por las obras se limitan a las horas punta