José María García Prim: «Tratamos tumores pulmonares más pequeños, que antes no se detectaban»

El CHUS introduce una técnica en Galicia con la que operó a 5 mujeres y 3 varones


SaNtIaGO / LA VOZ

En el Hospital Clínico han operado a cinco mujeres y tres varones con una nueva técnica, la cirugía radioguiada intraoperatoria de los nódulos pulmonares. «Es una herramienta nueva para el diagnóstico y tratamiento de los tumores de pulmón. La necesidad de esta técnica surge porque cada vez tratamos tumores pulmonares más pequeños, que antes no se detectaban», explica José María García Prim, jefe de cirugía torácica.

El diagnóstico de los nódulos pulmonares, que caracterizan los tumores, se ha incrementado de forma notable en la última década. Este avance se ha visto favorecido por la mejor sensibilidad de las técnicas de imagen. Es así, afirma, porque «se hacen más pruebas de imagen, que permiten detectar esos tumores que antes no se veían. Con esta técnica, mediante un control con un TAC [tomografía axial computarizada, o escáner] se localiza el tumor en el paciente, la víspera de la operación. En ese momento, un especialista en medicina nuclear inyecta un isótopo radiactivo en las inmediaciones del nódulo tumoral. El isótopo emite una radiactividad baja, que no es nociva para el paciente ni para los profesionales que van a manipular el nódulo pulmonar en el quirófano al día siguiente. Así, en el momento de la intervención quirúrgica, nosotros detectamos la radiactividad que emite el radioisótopo y eso permite localizar el tumor con precisión y poder quitarlo», indica.

García Prim resalta que «cuando quitamos un nódulo pulmonar, muchas veces lo hacemos antes del diagnóstico. Es habitual que, tras el diagnóstico, se confirme su malignidad [que es cáncer], en un estudio posterior de anatomía patológica, y que el tratamiento indicado sea quitarlo. Entonces el diagnóstico y el tratamiento se hacen al mismo tiempo. Además, la técnica que usamos habitualmente en cirugía torácica para operar tumores del pulmón es una cirugía mínimamente invasiva, con incisiones pequeñas. Eso implica que tenemos una gran limitación para poder palpar el pulmón. Si a eso unimos que el tumor es muy pequeño, nos resulta muchas veces difícil su localización. Y esta técnica contribuye a resolver ese problema. Por eso necesitamos a un radiólogo y a un médico nuclear, para que nos ayuden en todo el proceso», manifiesta.

Ahora mismo en Galicia solo dispone de esta técnica el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS). «Comenzamos hace poco menos de un año. Pudimos establecer con su uso un diagnóstico fiable. Los pacientes no tuvieron mayores complicaciones después de la operación y se fueron de alta a las 24-48 horas. Todos se encuentran bien», sostiene. En seis de los ocho casos operados se confirmó la malignidad del tumor.

García Prim avanza que «se espera que cada vez se use esta técnica en más casos. Porque se localizan más tumores de menor tamaño y de difícil localización, y la cirugía mínimamente invasiva ya se utiliza en la mayoría de las intervenciones que realizamos. Por eso la cirugía radioguiada intraoperatoria de los nódulos pulmonares va a ser cada vez más útil», explica.

El número de tumores de pulmón diagnosticados y tratados en el CHUS «se mantienen, y como sospechábamos, estamos viendo más mujeres que padecen esta enfermedad, como consecuencia del tabaquismo. Estamos operando unos 110 casos de cáncer de pulmón al año; y además intervenimos metástasis de otros tumores, que se detectan en otras partes y afectan al pulmón».

Por la aplicación de esta técnica, profesionales del área sanitaria recogieron anteayer uno de los premios otorgados por la publicación Redacción Médica a la sanidad gallega. Se les reconoció como la mejor acción investigadora/innovadora.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

José María García Prim: «Tratamos tumores pulmonares más pequeños, que antes no se detectaban»