Comienza la instalación de fibra óptica en calles del casco histórico

El plan piloto inminente incluye el Franco, Rúa do Vilar, Preguntoiro y Algalia


santiago / la voz

La instalación generalizada de fibra óptica en el casco monumental está cada vez más cerca. Un trabajo conjunto entre el Concello, el Consorcio, la Consellería de Cultura y la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia (Amtega) dará sus primeros frutos en un plazo aproximado de dos meses, según los cálculos realizados por los equipos que trabajan en la colocación de fibra en cuatro calles de la almendra de la ciudad histórica. El despliegue en esta primera fase incluye a la Rúa do Vilar, el Franco y Preguntoiro, hasta completar la zona de la Algalia, donde ya existe el servicio en algunos puntos. Estas calles entrarán de lleno en las telecomunicaciones del siglo XXI, y serán las primeras que disfrutarán de una conexión de altas prestaciones, como la que ya tienen vecinos de Porta da Pena desde enero del 2018.

En el despliegue inicial de fibra óptica participarán las operadoras de telecomunicaciones Movistar, R Cable (Euskaltel) y Orange. Representantes de estas empresas, del Consorcio y del operador público autonómico Retegal inspeccionaron las zonas en las que actuarán -cada operadora tiene un itinerario asignado- para conocer de primera mano los problemas de conexión, e incluso recogieron las sugerencias de comerciantes y vecinos.

Uno de los principales escollos para la instalación de fibra óptica es la exigencia de evitar colgar más cables en las fachadas, pero la propuesta con la que se trabaja es la de extender la red acoplada en las cornisas de los edificios para evitar el impacto visual. Con la colocación de la fibra también se podrán retirar otros cables existentes que quedarán inservibles. Las cajas de las conexiones podrían igualmente retirarse de las fachadas, ya que pasarían a estar ubicadas dentro de los inmuebles. Esta solución fue la adoptada, en su día, en Porta da Pena, donde los vecinos ofrecieron sin problemas los portales de sus casas para colocar los cajetines.

Uno de los comerciantes que conoció los movimientos de las operadoras estos días planteó la opción de meter el cableado por los patios interiores o por las fachadas traseras de las casas, porque se reduciría todavía más el impacto visual en la calle.

Aunque el cableado de la fibra óptica no llegará, por ahora, a todo el casco histórico. La Amtega (a través de Retegal) y el Concello trabajan con la idea de que esta primera fase sirva como plan piloto para comprobar la efectividad de la propuesta. Una vez completados los trabajos para la instalación de la red en la Rúa do Vilar, el Franco, Preguntoiro y Algalia, y tras su entrada en servicio con la captación de clientes, la intención de la Administración es sacar a concurso la extensión de la fibra óptica a la totalidad del casco histórico.

Trazado por cornisas

Este plan es la plasmación del proceso iniciado en noviembre por el Concello y la Amtega mediante una resolución conjunta que abrió un proceso de consultas a empresas operadoras interesadas en desplegar fibra óptica en la zona histórica y que les dio un plazo de dos meses para presentar sus proyectos. Estos debían ajustarse, en todo caso, al Catálogo de Solucións Técnicas, aprobado por la Xunta el pasado verano, para actuaciones en entornos urbanos de especial protección y conjuntos históricos.

Partiendo del caso concreto de Santiago, esta guía elaborada por la Amtega, Retegal y la Dirección Xeral de Patrimonio en colaboración con el Concello, el Consorcio y un equipo técnico multidisciplinar, ofrece propuestas extrapolables a otros cascos históricos gallegos, principalmente el trazado por cornisa -esta es la primera opción para Compostela-, por la red de saneamiento o el soterramiento.

Empresarios y vecinos exigen un rápido despligue por toda la zona

En espera que la fibra óptica se extienda por todo el casco historico, los comerciantes y hosteleros de la zona siguen quejándose de continuos cortes del teléfono fijo, de las líneas ADSL y del mal funcionamiento de los datáfonos. En las últimas semanas, los técnicos de la compañía Vodafone estuvieron realizando trabajos de mantenimiento y reparación en varios establecimientos, pero según explicaron varios afectados de las rúas Virxe da Cerca, Franco y Vilar, todavía quedan usuarios sin un servicio correcto, pasadas ya tres semanas.

Al margen de las averías que agravan el flagrante déficit de conectividad de la zona histórica de Santiago, vecinos y empresarios exigen una rápida extensión a la totalidad de las calles de la almendra monumental de las soluciones técnicas para desplegar la red de fibra óptica. Consideran que el concurso que se convoque tras el plan piloto debe resolverse con la mayor agilidad.

Dos empresas están interesadas en dotar de fibra al casco histórico

Marga Mosteiro

El Plan Especial impide nuevas instalaciones en las fachadas de los inmuebles

Una de los principales reivindicaciones de vecinos y comerciantes del casco histórico es la de poder disfrutar de las ventajas de una conexión a Internet digna del siglo XXI y de terminar, de una vez por todas, con la falta de cobertura para la red móvil. La solución a este problema pasa por conseguir cablear la zona monumental con fibra óptica, lo que permitiría a comerciantes y particulares contratar servicios más acordes con sus necesidades.

Fuentes municipales confirmaron que dos empresas del sector de las comunicaciones mostraron su interés por dotar de este servicio al casco histórico, y que los técnicos estudian las propuestas para intentar encajarlas en la normativa urbanística.

Seguir leyendo

«Necesitamos a fibra óptica xa»

javier g. sobrado / i. g.

Los vecinos, trabajadores y empresarios del casco histórico reclaman una mejor conectividad

Enciclopedias, radio, televisión, correspondencia, tiendas, restaurantes, trámites administrativos o el periódico. Son algunas de las cosas a las que actualmente cada vez más gente accede a través de la Red, por no nombrar a las muchas, como es el caso de las redes sociales, que han aparecido gracias a ella. Internet es, probablemente, la característica definitoria del siglo XXI.

En el casco histórico de Santiago, ciudad patrimonio de la humanidad, la mayor parte de los vecinos, comerciantes y demás empresarios, disponen de una infraestructura anticuada para el soporte de una buena conexión a la Red. Se trata del cable de cobre, el mismo que un día sirvió de sustento a las líneas telefónicas de la zona monumental, es hoy el que lleva Internet a un gran número de lugares del casco. Muchas personas sobreviven con este tipo de conexión, que en determinadas situaciones puede llegar a ofrecer velocidades de descarga por encima de los 20 Mbps, pero no es el caso. Los cables de cobre conllevan una serie de problemas. Son vulnerables ante interferencias electromagnéticas, así como a sobrecargas a razón de un exceso en el número de conexiones; además, todo varía en función de la distancia a la central telefónica y del diámetro y calidad del cable, lo que provoca que, en la gran mayoría de las ocasiones, la velocidad de bajada en la zona vieja sea inferior a los 3 Mbps. Esto dificulta enormemente el uso de la Red, sobre todo cuando esta tiene que suministrar a varios terminales.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Comienza la instalación de fibra óptica en calles del casco histórico