Los jóvenes tienen la palabra: ¿Democracia o tecnocracia?

Dos equipos disputan la final del Torneo de Debate Académico de Galicia sin saber hasta el último minuto qué postura deben defender


REDACCIÓN / LA VOZ

Hoy culminan en A Coruña dos semanas de muy civilizadas discusiones y meses de aprendizaje para los 300 chavales y 51 profesores que participan en el segundo Torneo de Debate Académico de Galicia, alentado por la Fundación Barrié y la escuela de oratoria Talkk.

Provenientes de centros educativos de las cuatro provincias (14 públicos y 22 concertados y privados), los 16 grupos que mejor han sabido defender su respuesta a la gran pregunta del certamen -«Democracia versus Tecnocracia: ¿Qué sistema de gobierno es más apropiado para afrontar los retos del siglo XXI en los países miembros de la Unión Europea?»- se enfrentan hoy en la última fase de la competición, que arranca a primera hora de la mañana con la ronda de octavos de final, y a las 18.30 horas alumbrará el gran duelo dialéctico entre los dos equipos favoritos.

La iniciativa persigue fomentar el pensamiento crítico de los jóvenes y entregarles una habilidad capital, muy cultivada en el sistema educativo estadounidense y que favorece tanto su desarrollo académico como personal. La oratoria, el arte de hablar bien, de convencer y conmover, una rama del conocimiento desarrollada en la Grecia clásica como atributo de prestigio y poder, y continuada en Roma por Cicerón, cuyos tratados se han conservado casi intactos.

En sus reglas fueron iniciados a lo largo de los últimos meses los chavales de los centros que se acogieron al programa de formación de la Fundación Barrié en su segunda convocatoria. Hace un año, tres alumnas y dos alumnos del instituto público de Becerreá vencieron al equipo de la Compañía de María de A Coruña en su abordaje de la cuestión elegida para inaugurar el torneo: «¿La inteligencia artificial compromete el empleo humano?».

Estrategia intergeneracional

Estos cinco ganadores del 2019 pertenecían a la misma etapa educativa. Esta tarde, sin embargo, podría haber sorpresa y que un equipo integrado por chavales de 12 años y de 18 conquistara el primer trofeo. «Interesa el trabajo intergeneracional», explica la Barrié. De esta manera los alumnos de más edad pueden ayudar a los más pequeños, y estos multiplican su interés al convertirse los mayores en «modelos creíbles» y ejemplos a seguir.

La sesión final, abierta al público hasta completar aforo, ha despertado la expectación de las grandes ocasiones, no solo en el ámbito educativo. Un hecho fundamental alimenta el suspense: los chavales no sabrán qué postura deberán defender hasta unos segundos antes de empezar la contienda.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los jóvenes tienen la palabra: ¿Democracia o tecnocracia?