La inversión pública en el Camino Francés dinamiza la economía local

Estudiantes de Santiago, Navarra y Francia analizan el efecto sobre la renta y el empleo


santiago / la voz

El Xacobeo y la Axencia de Turismo de Galicia invirtieron 54 millones de euros entre los años 2000 y 2018 para promover el entorno de las diez localidades principales del Camino Francés, entre O Cebreiro y Santiago. Esa cantidad tuvo un efecto multiplicador en la dinamización de la economía local y generó unos 252 millones de euros en ese período. Así lo expusieron representantes del IES Xelmírez I de Santiago, en un encuentro que mantienen hasta el viernes en la ciudad con centros de Lumbier (Navarra) y los franceses, el Lycée Jean d’Arcet, de Air sur l’Adour y Lycée Rive Gauche de Toulouse, afirma Andrés Fariña, docente que coordina el estudio en el centro compostelano.

Este trabajo, financiado por el programa europeo Erasmus Plus, se centra en la repercusión de la ruta jacobea en la economía, el medio ambiente, el patrimonio histórico y la accesibilidad en las localidades del entorno de esos cuatro centros.

«O efecto sobre a renda e o emprego é maior en Galicia e en Navarra que en Francia. En Toulouse ten pouco interese para xerar riqueza; repercute sobre todo na rehabilitación de monumentos. En Air sur l’Adour notan máis o beneficio económico, aínda que é en territorio galego onde resulta máis evidente. En Francia hai unha maior actuación das asociacións de amigos do Camiño, non é tan destacada como aquí a intervención da Administración», sostiene Fariña.

Este trabajo lo comenzaron en el primer trimestre del curso 2018-2019, y prevén finalizarlo en abril, en un nuevo encuentro en Santiago. «O principal interese no noso centro estivo en que o alumnado comprobase como o gasto público ben feito inflúe en favorecer unha maior renda e como se nota nas localidades polas que pasa o Camiño. Estamos na última fase do traballo, na que nos centraremos na apertura de novos negocios e na repercusión no emprego, que investigamos en colaboración cos concellos galegos polos que pasa a ruta francesa, e esperamos ter os datos finalizados e con conclusións en abril», agrega.

Conseguir los datos de la aportación económica de las administraciones no fue fácil, resalta Andrés Fariña, «en especial entre os anos 2000 e 2010».

Reclamación de menos obras y más servicios para las personas

En el encuentro entre el Xelmírez I con los colegios de Lumbier (Navarra) y los franceses, el Lycée Jean d’Arcet, de Air sur l’Adour y Lycée Rive Gauche de Toulouse participan 25 representantes de Santiago y 54 de los otros tres centros. Comenzaron las sesiones el martes, con la exposición de trabajos, y por la tarde con una recepción en Raxoi. Ayer y hoy los dedican a conocer el Camino Francés e indagar en los temas del estudio. Andrés Fariña avanza que también se fijan en si se cumple al plan de accesibilidad que tiene aprobado la Xunta, «pois é unha maneira de comprobar se o Camiño vale para todas as persoas ou se ten barreiras», dice.

Entre las actividades que realizó ya el instituto compostelano, Fariña cita un encuentro con Víctor Manuel Vázquez Portomeñe, quien era conselleiro responsable de la promoción del Camino cuando se celebró el Xacobeo de 1993. «Polo que dixo no noso centro, cando lle encomendaron que se ocupase de promover o Camiño, só o facía a Igrexa, e a xente falaba moito das Olimpíadas de Barcelona ou da Expo de Sevilla e nada do Camiño; e salientou como agora hai un mellor coñecemento do Camiño». Además, en los inicios había una mayor conexión entre la Administración autonómica y agentes locales «e agora hai máis distanciamento. Mesmo hai concellos que discuten que se invista tanto en obras, e reclaman que se preste maior atención a ofrecer servizos ás persoas que peregrinan. Agora mesmo parece que hai falta de coordinación sobre a dinámica inversora no Camiño», sostiene Fariña.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
1 votos
Comentarios

La inversión pública en el Camino Francés dinamiza la economía local