La Fiscalía pide siete años y medio de prisión para dos rumanos que obligaban a mendigar a compatriotas

Son un hombre y una mujer detenidos en Santiago en el 2015 acusados de hasta dar palizas a sus víctimas, a las que captaban con la promesa de trabajos


Santiago

En junio del 2015, la Brigada de Extranjería de la Policía Nacional en Santiago detuvo a un hombre y una mujer, ambos de nacionalidad rumana, por captar a compatriotas con la promesa de trabajos y, una vez en Galicia, obligarles a mendigar amenazándoles e incluso dándoles palizas. El caso, que se bautizó como la operación Flor, llega por fin a juicio y la Fiscalía pide siete meses y medio de prisión para cada uno de ellos acusados de un delito de trata de seres humanos para el ejercicio de la mendicidad. La vista oral tendrá lugar el día 7 en la sección compostelana de la Audiencia Provincial.

Los acusados, V. V. y A. G., captaron a compatriotas en Rumanía desde febrero del 2014 y hasta finales del mes de mayo del 2015. Les pagaban un billete de autobús y, una vez en Galicia, lejos de poder trabajar como les habían prometido, les obligaban a mendigar principalmente en Santiago, pero también en diferentes localidades de la comunidad, como Noia, Lalín y Vilagarcía, y hasta en Portugal, concretamente en Braga.

Para amedrentarles, decían a sus víctimas que si no les obedecían les matarían y que no tenían miedo de la policía. Así, los acusados se quedaban con todo el dinero que las víctimas conseguían mendigando y les imponían incluso horarios de 10 a 13 y de 16 a 19 horas. Las víctimas vivían hacinadas en una vivienda en Santiago y eran V. V. y A. G. los que se encargaban de trasladarlas a los distintos puntos en los que los colocaban para pedir limosna.

En el juicio declararán al menos dos de sus víctimas, un testigo protegido al que en febrero del 2014 le propusieron viajar desde Sibiu, en Rumanía, hasta España ofreciéndole de forma engañosa un trabajo como jornalero en la recogida de cítricos. Sin embargo, cuando llegó a Santiago se encontró con que le obligaban a mendigar de rodillas en las calles. Tras pasar así dos semanas, logró escapar y vivió tres días en la calle, lo que motivó que V. V. le enviase recado por otro rumano que le dijo que si no regresaba él mismo lo iría a buscar en su coche, «lo cogería, lo encerraría en el maletero y cuando llegaran a la vivienda le darían una paliza», señala el fiscal en su escrito.

Del mismo modo, los dos acusados ofrecieron a otra víctima, una mujer, viajar a España para trabajar en el sector de la limpieza. Corrió la misma suerte, obligada a pedir limosna pero sin poder quedarse con nada de lo que recaudaba «llegando V. V. a decirle con ánimo claramente intimidatorio que si no conseguía dinero la llevaría al monte y la dejaría allí para que se la comieran las fieras. Igualmente le golpeaba y escupía si no conseguía suficiente dinero y la desnudaba y registraba continuamente para comprobar que no escondía las ganancias obtenidas», señala el escrito de acusación.

Además de las penas de cárcel, la Fiscalía también reclama que los dos acusados paguen 3.000 euros a cada una de las víctimas en concepto de indemnización.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Fiscalía pide siete años y medio de prisión para dos rumanos que obligaban a mendigar a compatriotas