Raxoi reforzará el área de Disciplina para controlar los pisos turísticos

Incorporará a cuatro personas para detectar y combatir la actividad ilegal en el sector


santiago / la voz

La moratoria de un año que prohíbe la instalación de alojamientos turísticos de todo tipo en buena parte de la ciudad ha permitido al Ayuntamiento frenar la demanda de licencias y nuevas autorizaciones en el sector mientras tramita el cambio en el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) para definir dónde se admite su asentamiento en el futuro. El Concello considera urgente determinar esa cuestión para garantizar el equilibrio entre los usos del parque inmobiliario local ante el impacto que ha tenido la irrupción de los pisos turísticos en la disposición de oferta del mercado del alquiler residencial y en sus consecuencias en la ciudad.

Limitado de momento ese impacto con la paralización de licencias (primero en el casco viejo y después con la prohibición aprobada para buena parte de la ciudad a finales del 2019), ahora queda poner en marcha los mecanismos para que la prohibición administrativa sea efectiva: el control y la inspección para evitar la actividad ilegal, que en el sector de los pisos turísticos «é moi elevada» , según la concejala de Urbanismo, Mercedes Rosón. Por los datos que manejaba hasta hace unas semanas el Concello, los que funcionan fuera de la legalidad superan a los autorizados: unos 900 frente a los poco más de 640 registrados hasta finales de año.

Y ese control requiere el refuerzo del área municipal de Disciplina y Licenzas. Aquejada por la reducción de personal que dejó la crisis y las limitaciones de la tasa de reposición, la labor de control que exige esa moratoria requiere la incorporación de al menos un arquitecto técnico, dos administrativos y un técnico de administración general.

«Suficientemente importante»

Esos serán los puestos que se dotarán este año para vigilar el cumplimiento de la prohibición de la instalación de nuevos alojamientos turísticos, tanto en el casco histórico como en las zonas afectadas por la moratoria que se aplica en el resto de la ciudad consolidada. La moratoria alcanza tanto a los pisos turísticos como a hoteles y cualquier otro tipo de alojamiento turístico.

Ese equipo se encargará, con el apoyo que sea preciso del resto del departamento -en el que se cuenta la policía urbanística-, de las inspecciones, tramitación de expedientes e informes jurídicos que se deriven del control de cualquier actividad no autorizada en el sector del alojamiento turístico. Según Rosón, este es un tema «suficientemente importante» para que se refuerce Disciplina: «Cunha estrutura moi cativa» actualmente y con «todo o que levan xa» Disciplina y Licenzas, sería más que dificultoso mantener esa actuación regular de control sin ese refuerzo, afirma.

La responsable de Urbanismo trabaja en una propuesta de modificación del PXOM con el objetivo de que esté para diciembre de este año. La moratoria actual no admite prórroga, con lo que Raxoi ha de ajustarse mucho a los plazos administrativos para la tramitación de esa modificación de usos en el planeamiento general de la ciudad.

Rosón cuenta con tener ya esta primavera el documento para remitir para la declaración ambiental de la Xunta y disponer después del verano de la propuesta para aprobación inicial del pleno. La definitiva tiene que estar para antes del 27 de diciembre. «Imos implicar a todas as partes, á Xunta na vertente de turismo e de planeamento» y «aos colectivos» del sector, «por suposto», dice la concejala de Urbanismo.

Intensificará la vigilancia del ornato del casco viejo, que está «un pouco precario»

El refuerzo del área de Disciplina no tendrá por único objeto el control del sector del alojamiento turístico. La vigilancia del ornato y de la aplicación de la normativa que regula su gestión estará también muy presente. Rosón ve «un pouco precaria» la situación del casco viejo en ese sentido. Un paseo por cualquier rúa, dice, permite detectar «que hai moito incumprimento»: desde la proliferación de carteles y rótulos «que non se poden colocar» hasta el material de terrazas. Elementos que ofrecen «unha imaxe urbana que non está á altura de Santiago como cidade patrimonio da humanidade».

Compostela «merece un tratamento diferente», defiende la edila, que observa que la normativa actual es suficiente para asegurar ese ornato: «Xa está regulado; o que ten que facer a xente é cumprir». Afirma que los interesados son conocedores de esa normativa, pero también que la merma de personal de los últimos años limitó los recursos para su control. Este se reactivará en adelante, aunque también se promoverá una campaña informativa y de concienciación de respeto al patrimonio dirigida a los compostelanos y a visitantes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Raxoi reforzará el área de Disciplina para controlar los pisos turísticos