La carballeira hueca de San Lourenzo

En las jornadas de temporal por fuertes vientos, la zona queda cerrada por el alto riesgo de que los árboles y sus grandes ramas se vengan abajo; de hecho, algunos ejemplares ya cayeron


santiago / la voz

La carballeira de San Lourenzo se cierra con cintas amarillas cada vez que se recibe un anuncio de vientos fuertes. Con esta medida preventiva, el Concello salva los muebles ante cualquier daño que pueda sufrir una persona como consecuencia de la caída de un árbol o de alguna de sus grandes ramas. En el caso de San Lourenzo, las posibilidades de que se desplome uno de los carballos de gran porte son altas, ya basta una breve observación para darse cuenta de que la salud de dichos árboles no es buena. En los últimos años, además de grandes ramas, también se registró la caída de alguno de los viejos ejemplares. La USC realizó un estudio al detalle de la masa arbórea del campus, pero el estado de los ejemplares de San Lourenzo está siendo analizado por los expertos municipales de Parques e Xardíns.

Al margen del veredicto de los técnicos, el aspecto de la carballeira ofrece poca seguridad tanto para los vecinos como para los peregrinos que cruzan la zona verde, que forma parte del Camino de Fisterra. Los vecinos, que tienen su local social en el edificio situado en la carballeira, suelen instar cada año al Concello para que pode los carballos en un intento desesperado por salvar el espacio.

Deterioro progresivo

Llaman la atención son los grandes huecos de los troncos de los centenarios carballos, pero también el color apagado de su madera. En algunos cabe perfectamente una persona o alguno de los muchos perros que pasean cada día por la zona. Las raíces, a la vista tanto en el suelo de tierra como en la acera de piedra que rodea a la carballeira, tampoco ofrecen seguridad, y menos todavía las grandes ramas, cada vez más arqueadas, que parecen querer convertirse en un punto de apoyo ante el estado decrépito del tronco.

No son todos, por suerte, pero los carballos de aspecto preocupante son ahora más que hace unos años. Los técnicos tienen en marcha un estudio, no solo de la carballeira de San Lourenzo, sino de todas las zonas verdes de la ciudad. El resultado permitirá actuar y proteger este espacio, patrimonio natural de Compostela.

Los vecinos creen que los árboles necesitan otra poda urgente

Los vecinos consideran que el Concello «está pendiente» de la carballeira, y por eso suponen que no hay peligro para caminar y pasear por la zona. Además, siempre se cierra con vallas cuando hay amenaza de temporal, y se hace como medida preventiva. En cualquier caso, creen que «ahora los carballos necesitan una poda urgentemente» para que sigan creciendo de forma saludable. El pasado año, en verano, se realizó un trabajo de mantenimiento pequeño, y solo se cortaron las puntas de algunas ramas. Algo que, en opinión de Jon Brokenbrow, presidente de la asociación Río Sarela de San Lourenzo, no parece suficiente, aunque considera que los técnicos deben saber lo qué hacer.

La concejal de Medio Ambiente, Mila Castro, indicó que se está completando el estudio para tomar medidas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La carballeira hueca de San Lourenzo