Juicio en Santiago por las multas de 600 euros impuestas a dos feministas por hacer pintadas

La Delegación del Gobierno les sancionó y las afectadas recurrieron la decisión en el Contencioso


santiago / la voz

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Santiago acogió ayer el juicio por las multas que la Delegación del Gobierno en Galicia impuso a dos militantes feministas que el año pasado hicieron pintadas en fachadas y paredes de Santiago en días cercanos a las movilizaciones con motivo del 8-M.

La Policía Nacional identificó en su momento a tres mujeres por estos hechos, las dos del juicio de ayer y una tercera cuya vista se celebrará por separado porque forma parte de otro procedimiento. En su momento, se intervinieron bridas y pintura e incluso se hizo un informe grafológico para demostrar la autoría de las pintadas, por lo que la Delegación del Gobierno resolvió la cuestión imponiéndoles multas de 601 euros.

Las afectadas pagaron y lo hicieron acogiéndose al beneficio que prevé la ley para los casos de abono anticipado, en los que la multa se reduce a la mitad, por lo que finalmente solo tuvieron que entregar 300,5 euros cada una de ellas.

Sin embargo, las tres mujeres sancionadas no estaban de acuerdo y presentaron recursos contencioso-administrativos y ese el motivo por el que ayer tuvieron que acudir al juzgado número 2 de esta jurisdicción en Santiago.

Concentración de apoyo

Las dos mujeres estuvieron acompañadas por un grupo de menos de cuarenta personas que se concentraron en la puerta del edificio judicial anexo, el que alberga los juzgados de lo social y de lo contencioso. Portaban una pancarta en la que se leía «O feminismo que incomoda é multado», pero ninguna de las participantes en la acción de protesta quiso hacer declaraciones.

En previsión de altercados, la comisaría de la Policía Nacional en Santiago desplegó en los juzgados a un nutrido grupo de agentes, con hasta tres furgonetas estacionadas en las inmediaciones del edificio judicial anexo de Fontiñas. Sin embargo, la concentración fue pacífica y los agentes no tuvieron que intervenir.

El caso no tiene nada que ver con las frases que aparecieron escritas en la Catedral

Las sanciones por hacer pintadas a las feministas cuyos recursos se estudiaron en el juicio celebrado ayer en Santiago no tienen nada que ver con las que días después aparecieron en varios puntos de la Catedral compostelana. Entre ellas, una muy grande en la fachada del Obradoiro que decía: «Yo no nací de tu costilla, tú naciste de mi coño». También había otras en distintos puntos del edificio, como el Arco de Palacio, con eslóganes del tipo: «Guillotina al Borbón», «Gritaremos hasta quedarnos sin VOX», «Machitos» escrita junto a un punto de mira o «No nos pararán».

Desde la Policía Nacional se investigó si las responsables de las pintadas en los comercios e inmuebles, las tres mujeres que fueron multadas y que han recurrido, podían tener también relación con las aparecidas en la basílica compostelana, pero esas pesquisas no pudieron llegar a buen término por falta de pruebas.

No hay que olvidar que, por tratarse de un bien histórico-artístico que forma parte del patrimonio nacional, las multas por pintar en la Catedral de Santiago no se habrían limitado a tan solo 601 euros, sino que podrían llegar hasta los 150.000. Este caso abrió el debate de colocar cámaras en el perímetro del templo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Juicio en Santiago por las multas de 600 euros impuestas a dos feministas por hacer pintadas